Gallitos de pelea

Ha sido muy saludable para los Gallitos compartir las jornadas de entrenamiento con el equipo grande de Sancti Spíritus, al cual varios de ellos pertenecen

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

Sancti Spíritus.— Desde bien temprano cada día, los Gallitos de esta provincia afilan sus espuelas para dar una gran batalla en el IV Campeonato Nacional sub-23 de béisbol, que se inicia mañana.

Por ello, durante horas se adentran en su valla por excelencia, el estadio José A. Huelga, de esta ciudad, donde entre carreras, swings, cuclillas y bateos conforman un programa de entrenamiento integral, a fin de fortalecer un equipo que en el 2015 se coronó como subcampeón de esa competencia.

De acuerdo con Lázaro Martínez, director del colectivo, la aspiración inicial es clasificar para la semifinal y lograr que el estadio se llene. Aunque reconoce que el horario seleccionado para los juegos: tres de la tarde, no es atractivo y el propio clima de los meses venideros atenta contra la calidad del espectáculo deportivo.

«Hemos concentrado el trabajo en lograr fuerza, principalmente en los planos inferiores; en la reacción en el robo de bases y la potencia de las conexiones. Tienen que salir y entrar al terreno corriendo y no se permite protestar», explica Daniel García, preparador general.

Una estrategia muy acertada, según Dismany Ortiz, capitán del equipo, quien juega por tercera ocasión en esta categoría.

«De forma general, estamos mucho más fuertes y rápidos en el desplazamiento por el terreno. Creo que ha sido muy importante pensar en esos ejercicios porque hoy la pelota cubana ha perdido velocidad», añade.

En esa misma línea de pensamiento,  está Yankiel Mencía González, cuarto bate y uno de los hombres más confiables para los turnos decisivos.

«Para poder batear hay que estar fuerte porque si no la pelota no camina», precisa.

Además, ha sido muy saludable para los Gallitos compartir las jornadas de entrenamiento con el equipo grande de Sancti Spíritus, al cual varios de ellos pertenecen.

Como fortaleza de los espirituanos aparece el staff de lanzadores, quienes apuestan por un mejor control y cuentan con el experimentado entrenador Juan de Dios Peña.

Sin dudas, ganar el campeonato será el éxtasis de esta hornada de muchachos. Sus ansias y espíritu serán las principales herramientas para jugar bien a la pelota. De esa forma, otra vez demostrarán a su afición que son verdaderos Gallitos de pelea.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.