Siete por la gloria

Hoy, la escuadra cubana buscará asegurar el primer lugar por países, por duodécima ocasión en la historia de estos torneos

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Si el jueves trajo incontables festejos, motivados por el pase a la gran final de tres púgiles cubanos, ayer la historia fue incluso más feliz, cuando otros cuatro miembros de la escuadra que comanda Rolando Acebal lograron su boleto para luchar por la medalla dorada.

Lázaro Álvarez (60) fue un enigma indescifrable para Otar Eranosyan, de Georgia, quien a duras penas logró aguantar el «aguacero» ofensivo que expuso el pinareño entre las cuerdas, para imponerse de forma incontestable y alcanzar su cuarta final del orbe en igual número de presentaciones. Por el momento, solo lo separa del tetracampeonato el francés Sofiane Oumiha.

Por enésima vez Yosbany Veitía (52), el torbellino de Fomento, superó los obstáculos presentados por un rival incómodo como el ruso Tamir Galanov, y en un combate de poco intercambio se llevó la sonrisa por cerrada votación de 3-2. Su contrario en la final será esta vez el uzbeco Jasurbek Latipov.

Apoyado en el martilleo constante de su mano izquierda, Roniel Iglesias (69) debió pelear más contra la afición que ante su oponente, el alemán Abass Baraou, que si bien se mostró con fuerzas para intercambiar en todas las distancias, nunca logró sacar la mejor parte en ninguna de ellas, y terminó —junto a la grada— rindiéndose ante la calidad del vueltabajero, quien buscará su segundo título frente a Shakhram Giyasov, de Uzbekistán.

Otra lección de escapismo dio Julio César La Cruz, capitán de la nave, para vencer el reto propuesto por un «viejo» conocido, el ecuatoriano Carlos Mina. El resultado: victoria unánime tras tres asaltos de ida y vuelta, durante los cuales el sudamericano solo pudo perseguir «sombras» por el ring. Hoy irá en pos de su cuarta corona, y tendrá en la esquina opuesta al irlandés Joseph Ward.

Tras estos resultados, se completó el grupo de siete representantes de la Isla que saldrán al encerado con una meta clara: alcanzar la gloria individual y colectiva, toda vez que el Buque Insignia aspira a dominar —como en otras 11 ocasiones— el medallero por países.

El resto de los púgiles antillanos se medirá, por ese orden con los siguientes peleadores: Argilagos (49) y Cruz (64) irán ante los uzbecos Hasanboy Dusmatov e Ikboljon Kholdarov, mientras que Savón buscará hacerse justicia, cuando se enfrente con el ruso Evgeny Tishchenko.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.