Granito de arena por Cuba

Estudiantes de la FEEM laboran en el restablecimiento de la arena de la playa El Tenis y en el saneamiento de la ciudad de Matanzas

 

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— Cuando en la noche del viernes 8 de este mes, vísperas del paso de Irma por nuestras costas, recorríamos la ciudad en un vehículo adecuado para tales menesteres, propiciado por el Ministerio del Interior, y con los fuertes vientos huracanados azotando cuanto se le enfrentase, nos acercamos a la playa El Tenis: allí la voracidad de las olas pretendía desaparecerla.

El domingo las enormes lomas de arena en la aledaña calle se acumulaban contra las cercas de las dos o tres viviendas cercanas. El tránsito se interrumpió, hasta que poco a poco se devolvieron a su lugar los grandes volúmenes de arena, piedras, caracoles y otros sedimentos.

 

El trabajo de los jóvenes completa la labor de los medios mecanizados y ayuda a embellecer una playa emblemática del entorno yumurino.

 

El trabajo de los jóvenes completa la labor de los medios mecanizados y ayuda a embellecer una playa emblemática del entorno yumurino. Foto: Hugo García

Irma arrancó la arena, destrozó una parada de ómnibus enclavada en su orilla, y las sombrillas de guano rodaron como pelotas, pero no pudo impedir que los matanceros se unieran para rescatar la belleza del sitio.

Al cabo de una semana volvimos a ese pedazo de paraíso citadino. Ya estaba restablecido el tránsito por la arteria; sin embargo, todavía quedaban decenas de metros cúbicos de arena agolpados en las aceras y contenes, donde los equipos pesados no los podían recoger.

Pero algo nos hizo respirar con alivio: 120 estudiantes de los preuniversitarios matanceros se volcaron a barrer y verter la arena en la playa.

Muchos se afanaban con los escobillones agrupando en el asfalto pequeños montoncitos de arena y luego con palas los echaban en un saco de nailon, cuyo contenido otros dos jóvenes esparcían en la orilla.

«Estamos orgullosos de saber que aportamos nuestro granito de arena por Cuba, porque tenemos que ayudar a nuestro país en una hora como esta», enfatizó Angeli Esperanza, quien en sus ojos reflejaba, haciendo honor a su apellido, el optimismo de una Isla que no se deja abatir por las adversidades.

Irma se ensañó particularmente con las playas de la ciudad de Matanzas, en la de El Tenis desplazó grandes volúmenes de arena sobre la calle más cercana. Foto: Hugo García

Este viernes el Sol era abrasador, el pavimento ardía, pero a las 11 de la mañana nadie se había ido. La mayoría llevaba una mochila a la espalda, gorras y gafas; algunos compartían su botella de agua, otros revisaban el móvil; como siempre, las jaranas propias de tantos jóvenes juntos, dándole «cuero» a alguien, sonriendo y contentos; hay quien majasea, busca una sombra, mira de reojo cuánto avanza la faena para salir en el último minuto a comerse el mundo. No así la mayor parte, que sabía qué significa recoger toda esa arena.

Junto a Angeli estaban sus compañeras Rachel de la Torre, Jessica Melgarejo, Dayrillis Noda y Anaidid Almeida, todas estudiantes del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Carlos Marx.

Amaury Franco, profesor de Inglés de ese centro, no se sorprendió de la disposición de sus alumnos: «Cuando los convocamos mostraron rápidamente mucha disposición», contó.

«Esta es una muestra de que los jóvenes cubanos damos el paso al frente, como ahora que ayudamos a restañar los daños del huracán para devolverle a la ciudad su esplendor», nos dice Anaidid, de duodécimo grado.

En el parque La Libertad se habían reunido temprano en la mañana y en varios transportes los trasladaron hasta ese consejo popular del barrio Playa.

Rubén Diego Lamar Navarro, profesor de Formación Ciudadana en el preuniversitario José Luis Dubrocq, movilizó a más de 60 estudiantes. A su lado estaban sus alumnos Arisley Paz, Jennifer Morejón, Kevin March y Andy Bauta. No tenía que estar cayéndoles atrás para que trabajasen.

«Desde el miércoles laboramos en la recuperación, cuando barrimos los contenes desde el parque René Fraga hasta la Catedral de Matanzas», exalta Rubén Diego, orgulloso de su tropa estudiantil, que respondió positivamente ante este llamado de Raúl de unirnos todos en la recuperación.

«Esta es una pequeña contribución a nuestro país, al saneamiento e higienización de la ciudad, que necesita de      todos», precisa Kevin, un joven espigado que lo mismo palea que barre arena.

Al frente de todo ese ajetreo está la Unión de Jóvenes Comunistas. Leovanys Santana Domínguez, primer secretario en el municipio de Matanzas, resalta la espontaneidad y esfuerzo de la juventud matancera, que desde el primer día en que el Consejo de Defensa Municipal hizo el llamado a rehabilitar la ciudad, comenzó a sanear parques y calles, a sumarse a la limpieza en las comunidades.

«Apreciamos mucho compromiso de los jóvenes con la situación actual y con el llamamiento del General de Ejército Raúl Castro, solo les dijimos la tarea y ellos mostraron receptividad», sostiene el joven dirigente, quien refiere que el restablecimiento de la arena en la playa El Tenis es una labor de impacto de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media.

Leovanys destacó también la participación de los estudiantes del preuniversitario Enrique Hart Dávalos, que desde el jueves higienizan áreas de la costa matancera, de conjunto con los trabajadores de Comunales.

Igualmente conversamos con Camilo Monteagudo, operador de pala mecánica, y Diosvani Fuentes, obrero de Áreas Verdes, quienes forman parte de una brigada de 14 hombres de la Empresa Municipal de Servicios Comunales, la cual lleva varios días en las labores de restablecimiento de la playa.

Ambos elogian a los estudiantes y cuentan que es duro este trabajo, aunque coinciden en que el resultado final lo agradecerán todos los matanceros.

 

Irma se ensañó particularmente con las playas de la ciudad de Matanzas, en la de El Tenis desplazó grandes volúmenes de arena sobre la calle más cercana.

El trabajo de los jóvenes completa la labor de los medios mecanizados y ayuda a embellecer una playa emblemática del entorno yumurino.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.