Entre el morbo y la pelota

Los enfrentamientos Matanzas-Industriales, hace un tiempo no era de las subseries más atractivas. Pero con la entrada de Víctor Mesa en escena, el pareo subió de tono  

Autor:

Norland Rosendo

La pelota en Cuba es más que un juego. A veces, el juego pasa a un plano secundario y lo otro, morbo incluido, asume el papel de protagonista. Dentro del terreno y en las gradas. También en las calles, y en las viviendas…

Ahora mismo, juegan Matanzas e Industriales. Hace un tiempo, más de seis años, no era de las subseries más atractivas. Luego, con Víctor Mesa vestido de Cocodrilo, el pareo subió de tono, ya no era un simple Matanzas-Industriales, sino Industriales contra VM32.

Víctor Mesa siempre ha polarizado a los hinchas. Con él o contra él. Las gradas del Latino se llenaban para gritarle cosas al más espectacular de los jardineros centrales que ha pasado por la pelota cubana.

Esta temporada, Víctor Mesa jugó más fuerte. Su última apuesta fue salir del pantano y entrar en la selva. Dejó a Matanzas y agarró la batuta de Industriales.

Víctor Mesa. Foto: Juan Moreno

Los aficionados de la capital asimilaron de a poco el cambio. Unos lo negaron y después fueron encariñándose con él, otros desde el principio le hicieron una reverencia y hay un grupo aún de escépticos, que van, como las hojas caídas, para donde sople el viento. Por estos días lo cuecen en pedacitos dentro de las calderas de las críticas.

Así, de pronto, en las gradas de tercera del coloso del Cerro ya no dicen: ¡Víctor, pichea tú!, ni otras expresiones soeces que usted y yo sabemos…

Ahora, los que antes lo veneraban han venido desde Matanzas para gozar con el sufrimiento de los Leones, con las derrotas de VM32. Se agolpan encima del banco de primera para festejar con conga y todo durante las nueve entradas las caídas del «rey» azul.

Abajo, en el terreno, hay un duelo Víctor-Víctor. Mesa contra Figueroa. Dos que eran de la misma banca. Uno que se fue para La Habana y el otro que asumió el puesto dejado por aquel. Uno que llevó a los Cocodrilos a un tilín de la gloria y el otro que, sin promesas públicas, reza todas las noches por dar el pasito que le faltó a su antecesor.

Matanzas le ha ganado a Industriales los últimos tres juegos. Es una versión de caché de los Rojos y una deslucida de los Azules. No es para demeritar a aquellos ni ensalzar a estos, pero la verdad verdadera es esa. Matanzas hoy está para campeonato, e Industriales si no anda más lejos en la tabla de posiciones es porque Pinar del Río y Artemisa caminan también con paso de borracho.

Víctor Figueroa. Foto: Juan Moreno

Quizá estos dos equipos, Leones y Cocodrilos, se vean las caras en los play off. La última vez, Industriales ganó en siete juegos. ¿Habrá revancha de equipo y no de mánager o de mánager y no de equipo?

Qué juego este, lo mismo en el terreno, que en las gradas. Mientras, Las Tunas y Granma, dos que también pintan para play off, siguen ganando…

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.