Temporada de renacimiento

El regreso de la Liga de Campeones de la UEFA es siempre un evento que los amantes del fútbol esperan con gran anticipación cada febrero

Autor:

Enio Echezábal Acosta

El regreso de la Liga de Campeones de la UEFA (UEFA Champions League, en inglés) es siempre un evento que los amantes del fútbol esperan con gran anticipación cada febrero, y genera tanto interés que incluso puede rivalizar —y en algunos casos desplazar— a una fecha tan señalada como el mismísimo día de San Valentín.

Si me preguntan, creo que al final se trata también de un caso de enamoramiento, futbolero, claro, pero uno que volvió a reavivarse tras dos meses de pausa cuando esta misma semana se transmitió un nuevo capítulo de la competición de clubes más prestigiosa del planeta.

Luego de varias temporadas de un pálido protagonismo, desde que en 2012 el Chelsea ganara el título en casa al Bayern de Múnich con una memorable tanda de penales, los representantes ingleses han dado un golpe sobre la mesa para confirmar su regreso por todo lo alto a la Champions.

Uno de los «cocos» de este año, el Manchester City de Pep Guardiola, líder incontestable de su liga y «vivo» en todas las competencias, volvió a infundir miedo en toda Europa con su exhibición a domicilio en Basilea.

Si es verdad que Pep y su tropa «celeste» se enfrentaron a un plantel de poca entidad, que solo por momentos pareció ofenderlos seriamente, también lo es que el once que comandan De Bruyne y Agüero ha sido el mejor de Europa en lo que va de campaña, apoyado en un estilo asociativo, profundo y con una extrema contundencia frente al arco rival.

Otro que asustó fue el Liverpool, que con su «manotazo» al Porto en el Estadio del Dragón al parecer prolongará el coma profundo de los portugueses, quienes apenas si recuerdan haber ganado alguna vez esta competición, de la que son nada menos que bicampeones (1987 y 2004).

No obstante, los «Reds» cargan desde hace tiempo con su propio síndrome, consistente en la idea de que su glorioso pasado —18 Ligas y cinco Copas de Europa— será suficiente para revertir un mediocre presente —una Copa de la Liga en los últimos 12—. Así es que inercia aparte, los hombres de Jürgen Klopp deberán estabilizar su rendimiento si quieren aspirar a convertirse de nuevo en serios contendientes a nivel continental. Talento les sobra.

Dejando bien claras las diferencias, sin dudas la mejor exhibición de un club inglés hasta el momento viene siendo la del Tottenham, que por primera vez en su historia pudiera avanzar a los cuartos de final, tras recuperarse de una desventaja de dos goles en el Juventus Stadium.

Se nota en los «Spurs» la mano de Mauricio Pochettino, que ha armado una escuadra a la vez joven y con la suficiente fortaleza mental como para plantar cara a dos históricos como el Real Madrid y los propios «bianconeros». Con Kane, Delle Alli y Eriksen sobre la cancha, el cielo pudiera acercarse al norte de Londres.

Por último, y a riesgo de parecer parcial, toca hablar del Madrid, el 12 veces rey del torneo y actual bicampeón consecutivo, que con inesperado 3-1 se desprendió de la depresión liguera y dejó contra las cuerdas al poderoso equipo de los petrodólares, el París Saint-Germain.

La ida en el Santiago Bernabéu era un partido que para muchos valía la posición para Zinedine Zidane en el banquillo madridista, y aun cuando a los blancos les tocó apretar los dientes la mayor parte del encuentro, Cristiano Ronaldo mediante, demostraron que como pocos en el mundo trabajan —y rinden— bajo presión.

Para la próxima semana el choque de mayor expectativa será entre dos viejos conocidos, cuando el martes 20 de febrero los del barrio de Chelsea reciban al Barcelona en Stamford Bridge. En las 12 ocasiones previas en que chocaron, hubo cuatro sonrisas «azules», tres blaugranas y cinco empates, además de 18 goles para cada lado.

El mismo día 20, el Bayern de Múnich se enfrentará en casa contra el sorprendente Besiktas, mientras que el 21, Sevilla será anfitrión ante el Manchester United, en lo que deber ser un duelo trabado y de mucha intensidad. Por último, la Roma volará a Ucrania, en donde el Shaktar Donetsk espera dar la sorpresa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.