Finales abiertos para la segunda manga

Luego de una primera semana intensa, marcada por el buen paso de los clubes ingleses y la «contesta» del Real Madrid al Paris Saint-Germain, el cierre de la tanda de ida correspondiente a los octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA devolvió la sonrisa a los aficionados del Más Universal

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Luego de una primera semana intensa, marcada por el buen paso de los clubes ingleses y la «contesta» del Real Madrid al Paris Saint-Germain, el cierre de la tanda de ida correspondiente a los octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA devolvió la sonrisa a los aficionados del Más Universal.

Si por una parte los duelos de esta semana se anticipaban como menos mediáticos —todos menos el que tuvo lugar en Londres, claro—, esa realidad no disminuyó en lo absoluto el espectáculo futbolero, por una parte matizado por una menor cantidad de goles, pero nunca opacado por falta de buen juego intensidad o entrega sobre la cancha.

Sobre el «verde» del siempre magnífico Stamford Bridge de la capital británica, se vivió el choque de mayor morbo, cuando Chelsea y Barcelona, habituales protagonistas de las fases de knock-out, echaron un pulso que no dejó ajeno a nadie.

Por un lado los de Antonio Conte optaron por agazaparse para contraatacar, ante la inobjetable —aunque improductiva— posesión catalana. El resultado, un empate valiosísimo para los visitantes y el escozor de los de casa, quienes desaprovecharon la ventaja que les había dado Willian al 62’. La noticia: el gol número uno de Lionel Messi a los «Blues» en toda su carrera. 

Mientras, en Alemania, el Bayern parece haber liquidado una eliminatoria que muchos imaginaron un poco más cerrada ante el sorprendente Besiktas, primer club turco en finalizar primero de su grupo en la historia del torneo.

Dos goles de Thomas Müller y Robert Lewandowski, más uno a la cuenta de Kingsley Coman, mantuvieron a raya a «las águilas negras», que pese a jugar con uno de menos casi todo el partido, también mostraron sus armas. Así las cosas, la vuelta en Estambul pudiera ser solo un trámite.

En Sevilla, los de Vincenzo Montella fueron más, y si fueron incapaces de inaugurar el marcador fue por dos motivos fundamentales: la ineficacia en zona definitiva del punta Luis Muriel y el soberbio desempeño bajo palos del español David de Gea.

Comandado en la sala de máquinas por el argentino Éver Banega, los andaluces superaron al Manchester United en todas las líneas de juego, y los obligaron a plantear una retirada estratégica hasta Old Trafford, en donde los Lukaku, Alexis y Pogba intentarán hallar la fórmula de sacar adelante el pareo.

Por último, la mayor sorpresa de la jornada fue obra de los hombres del Shaktar Donetsk, vencedores de una compasiva Roma que, dominio aparte, dejó escapar la ventaja cortesía de Cengiz Ünder.

Impedidos desde 2014 —por causa de la guerra— de pisar el césped de su cuartel general, la Donbass Arena, los «mineros» pudieron remontar en Kharkiv gracias a las anotaciones de Facundo Ferreyra y Fred, y mantienen viva la esperanza de avanzar a la ronda de los ocho mejores. No obstante, el Olímpico no será una plaza fácil.

Dentro de dos semanas, se jugarán los siguientes duelos: En París, PSG-Real Madrid; en Londres, Tottenham-Juventus; en Manchester, City-Basilea, y en Liverpool, los «Reds» recibirán al Porto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.