Preludio para una nueva dinastía

Comenzará la discusión del título de la Liga Superior de baloncesto para hombres donde los villaclareños, bajo el actual formato competitivo, llegan por primera ocasión a la etapa decisiva de estos campeonatos

Autores:

Benigno Daquinta
Javier Rodríguez Perera

Hoy comenzará la discusión del título de la Liga Superior de baloncesto para hombres, y por primera vez desde que empezó este torneo en 1993, con todas sus estructuras, los dos equipos que presumen de haber sido finalistas en una edición no se incluyeron en esa fase en la siguiente, como les sucedió este año a los conjuntos de Pinar del Río, actual monarca, y Matanzas, segundo puesto. Los vueltabajeros fueron del cielo al suelo, como dijera un colega, tras quedar últimos en la tabla, mientras que los yumurinos anclaron sextos.

En la Sala Amistad de Villa Clara arrancará el duelo para definir el nuevo titular del baloncesto cubano, que saldrá del equipo que primero alcance cuatro triunfos entre los locales y Ciego de Ávila. Los villaclareños, bajo el actual formato competitivo, llegan por primera ocasión a la etapa decisiva de estos campeonatos y lo harán contra un elenco que, si se mira detenidamente su trayectoria histórica, no puede infundir otra cosa que no sea respeto y autoridad, gracias a un total de 12 finales y nueve cetros.

Los discípulos naranja de Carlos Valle cumplieron la fase clasificatoria como el mejor equipo, tras balance de 13 triunfos y ocho reveses, mientras que su contendiente de hoy, merced a una impensable remontada en la última vuelta de siete victorias sucesivas en su sala Giraldo Córdova Cardín, escalaron hasta el segundo puesto, con 12 ganados y nueve perdidos. En la etapa preliminar, los Lobos se llevaron dos triunfos y perdieron el último ante los alumnos de Yoani Zaldívar.

Si de dar pronósticos se trata, nos inclinamos por una final que no debe concluir en menos de seis partidos y preferimos abstenernos de predecir un ganador, pues son equipos muy parejos, con hombres que fortalecen el juego interior y buenos tiradores desde el perímetro, además de que Villa Clara cuenta, entre otros destacados jugadores, con un líder natural como Andy Bofill y un refuerzo de lujo como el matancero Yuniskel Molina, mientras Ciego de Ávila se alegra de tener a un revitalizado Yasser Rodríguez y a un refuerzo muy efectivo como el guantanamero Raudelis Guerra.

Molina fue el segundo mejor anotador del torneo, con 519 puntos, y Bofill, con un partido menos, terminó escoltándolo con 454 unidades, en tanto Yasser terminó sexto (417) y Guerra fue su más cercano perseguidor, al anotar 399 tantos. Bajo las tablas, los Lobos tuvieron al principal reboteador de la justa, el pívot Yoel Cubillas, con un total de 189, y en ese apartado los Búfalos presentaron como su mejor exponente a Vanier Reyes, tercero, al lograr 141.

Esto es una pequeña pincelada de lo disputada que debe comportarse la final, con hombres en ambos conjuntos entre los primeros en casi todos los departamentos. De aquí saldrá el primer título de los villaclareños o el décimo cetro de los Búfalos. Lo cierto es que el básquet masculino de Cuba tendrá un nuevo campeón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.