¿La misma serie?, más rivalidad

Ahora, en la etapa preliminar, no habrá enemigo pequeño. Todos los triunfos cuentan

Autor:

Norland Rosendo

En la búsqueda de alternativas para un mejor béisbol, la temporada recién iniciada estrena una modificación que ha generado polémica. Quizá incomprendida o vista a través del prisma de experiencias foráneas, la propuesta de arrastrar solo los resultados de los juegos entre los seis clasificados a la segunda ronda y reorganizar los equipos en dicho tramo a partir de ese balance, asegura por lo menos más rivalidad en la antesala de la postemporada.

Es poco probable que un elenco tenga virtualmente un boleto a la semifinal desde antes de empezar el segundo segmento, como sucedió en la campaña anterior con Industriales; ni que el último del sexteto necesite una eficiencia altísima en su rendimiento competitivo para desbancar a sus dos antecesores en la tabla.

Ahora, en la etapa preliminar, no habrá enemigo pequeño. Todos los triunfos cuentan. Ganar la mayor cantidad de juegos garantiza el boleto y el orden para pedir refuerzos (será empezando por el primero la primera vuelta, a la inversa la segunda, y a la suerte del bombo las demás), y acumular éxitos contra los posibles clasificados servirá para arrancar bien en el tramo de la verdad.

A falta de otros ingredientes que debieran sazonar nuestro mayor espectáculo deportivo, este cambio augura, al menos, una mayor rivalidad en la búsqueda de los cuatro pasajes a la postemporada. Si funciona o no en nuestro campeonato, o si es necesario perfeccionar aún más la idea, lo sabremos a la vuelta de dos meses.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.