Yo solo salgo a pegarle fuerte a la pelota

El tunero Yosvani Alarcón amaneció ayer como líder de los bateadores

Autor:

Norland Rosendo

Si no hay respiro en la lucha por los boletos a la segunda fase del campeonato, tampoco se dan tregua los aspirantes al título de bateo. Cuatro hombres compilaban antes de la jornada de ayer sobre .400 y en el estadio Latinoamericano se baten de tú a tú dos de ellos: Yosvani Alarcón y Stayler Hernández.

El tunero durmió el miércoles como el de mejor línea ofensiva (AVE/OBP/OPS) de todo el torneo con .440/.533/.1322 y era además el líder en jonrones (10), uno más que el mayabequense Pedro León, un muchacho del que se habla poco, pero batea mucho.

Cuando Alarcón va al home plate con el barquillo en la mano pareciera que echan pica-pica en esa zona, sale agresivo, a veces demasiado, a buscar un batazo. Es de los peloteros cubanos que menos pitcheos ve por comparecencia. Según un seguimiento del Grupo de Investigación del Béisbol, observa 3.05 envíos por turno en series nacionales y 2.78 en eventos internacionales, en ambos casos por debajo de la media y casi la mitad de las veces le tira al primer pitcheo.

Pero el cátcher de Las Tunas y de la selección nacional no considera que eso sea un problema. «Cada atleta tiene su manera de actuar en el juego, soy un bateador agresivo, siempre trato de mejorar un poquito las dificultades, pero esa es la forma que me ha dado buenos resultados tanto aquí como en el extranjero, y no pienso cambiar. Soy así, es mi estilo. Yo siempre salgo a conectar bien la bola, pues batear es muy difícil, no busco jonrón, solo que salga un buen batazo».

A su favor están los números, no solo los de esta temporada, sino los históricos en su carrera (promedia en 13 campañas para .321, con OPS de .907 y 115 bambinazos), y que tiene un swing muy fuerte, que le permite golpear duro la bola. Pero debe cuidarse, porque en tiempos en que todo se estudia y se somete a los análisis sabermétricos, es muy probable que los primeros pitcheos que le hagan sean en rompimiento y fuera de la zona de strike para limitar su enorme poder.

Alarcón estuvo contratado este año en Panamá, donde enfrentó un pitcheo diferente al cubano. «Allí los lanzadores tiran muchos rompimientos y exhiben más control. Fue una gran experiencia», comenta.

Todavía se recuerda la jugada del noveno inning del séptimo partido del play off por el título de la serie pasada cuando a Alarcón lo sorprendieron intentando robarse una base en el momento en que su equipo buscaba empatar el desafío. Fue el tema de las peñas deportivas durante una semana.

Volvemos en la memoria a aquella tarde dominical. «Yo sufrí por no ser campeón, pero por la jugada no, porque era un robo de base como cualquier otro, que no salió bien. Muchas personas lo ven diferente y opinan que me equivoqué. Pero yo no lo veo así».

Para el fornido toletero ya eso es historia; ahora, dice, está enfocado en el juego diario para que Las Tunas vuelva a la final y entonces, ganarla.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.