Rostros ausentes, caras nuevas

Cuba asiste a la lid universal con un equipo masculino cuyos integrantes no superan los 2600 puntos de coeficiente

 

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Por primera vez desde la edición de Estambul 2000, Cuba asistirá a una Olimpiada Mundial de Ajedrez con un equipo masculino en el que ninguno de sus integrantes sobrepasa los 2600 puntos de coeficiente Elo. Eso se debe a que a partir de este lunes en Batumi no estarán Leinier Domínguez, Lázaro Bruzón y Yuniesky Quesada, trío que se encuentra en Estados Unidos y que desde la versión de Dresde 2008 ocupaba, por ese orden, los tres primeros tableros de nuestra armada en la principal lid universal colectiva del reino de Caissa.

Con esa limitación comenzará en la ciudad georgiana el elenco varonil su participación número 30 en la historia de esta lid, desde que el ídolo de generaciones José Raúl Capablanca, junto a Alberto López, Miguel Alemán, Rafael Blanco y Francisco Planas marcaran el camino a seguir en Buenos Aires 1939, donde la Isla finalizó en el onceno puesto y Capablanca logró la primera medalla para su país: oro como primer tablero, con 11,5 puntos.

Ahora la realidad es muy diferente para el conjunto de la Mayor de las Antillas, cuyo objetivo debe ser lograr la mejor ubicación posible y un muy buen desempeño sería, a tenor con la nómina que concursará, mejorar el sitio 25 logrado hace par de años en Bakú. Los cinco «guerreros» cubanos son el matancero Yusnel Bacallao (2588), el habanero Yuri González (2566), el capitalino Omar Almeida (2540), el holguinero Isán Ortiz (2527) y el villaclareño Yasser Quesada (2523), todos Grandes Maestros, y Almeida y Quesada debutantes.

Isán es el único del trío con experiencia en esta justa, y acumula tres participaciones (Estambul 2012, Tromso 2014 y Bakú 2016); con un balance de 14 triunfos, siete empates y cuatro reveses, mientras que Yuri estuvo en las dos últimas versiones, con foja de cinco éxitos, dos tablas y par de fracasos, y Bacallao protegió la cuarta mesa en Estambul 2012 con actuación de cuatro victorias y dos tropiezos. Curiosamente, el villaclareño Rodney Pérez, capitán de la armada insular, estuvo como segundo suplente en Estambul 2000.

Nuestro país presume como mejor ubicación en la historia de este torneo de tres séptimos lugares (Novi Sad 1990, Calviá 2004 y Tromso 2014). Por otro lado, medallistas como Capablanca han sido el habanero Silvino García (Buenos Aires 1978, bronce como primer suplente), el matancero Reynaldo Vera (Flista 1998, oro en el tercer tablero), Isán (Tromso 2014, plata en la cuarta mesa) y Leinier (Bakú 2016, plata como hombre principal).

El récord de más asistencias a olimpiadas del juego ciencia para un cubano pertenece al villaclareño Jesús Nogueiras (14), seguido de Silvino, el holguinero Amador Rodríguez y Vera, todos con diez. Si Leinier y Bruzón no estuvieran ausentes en Batumi, ambos se incluirían en el grupo con diez participaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.