Paret: ¿Del insomnio a la gloria?

En su debut como director, Eduardo Paret ha mantenido a Villa Clara en puestos de clasificación, a pesar de la poca ofensiva del equipo

Autor:

Norland Rosendo

En su debut como director, Eduardo Paret apenas duerme. Su equipo flota en zona de clasificación, pero sin poder acostarse a piernas sueltas, mientras los que sí parece que no se levantan de la cama son los bates de sus peloteros.

Con una ofensiva que es la segunda de más bajo promedio y la segunda que menos carreras anota cada nueve inning, los Naranjas de Villa Clara se sustentan en su pitcheo, el mejor de la temporada, único cuya efectividad está por debajo de las tres limpias por juego (2.66).

En un campeonato en el que los bates dominan, carecer de una producción ofensiva que fabrique más de cuatro o cinco carreras por partido mantiene en jaque a los pitchers y a los cuerpos de dirección que tienen que estar pendientes de todos los detalles para asegurar las victorias posibles y tratar de voltear marcadores cuando el rival se lo permita, que, generalmente, no ocurre muchas veces.

Aunque sufrieron casi seguidas dos escobazos a manos de Industriales y Pinar del Río, los Naranjas siguen aspirando a uno de los cuatro boletos directos a la segunda ronda del torneo. Para lograrlo deberán sortear un final complejo frente a equipos que también tienen las mismas pretensiones.

Sin embargo, a Paret eso no le preocupa más de la cuenta. Dice que no hay un elenco integral, que el que tiene bateo no cuenta con un buen pitcheo y viceversa. «Se gana y se pierde, no hay escapados».

Con una tanda de poco Poder Aislado (Slugging-Average), Paret basa su estrategia en tratar de poner en posición anotadora a la mayor cantidad de corredores posibles, porque no puede aspirar a sus muchachos produzcan muchos extrabases.

Es uno de los equipos que menos hombres remolca. Del total que embasa, solo 1l.9 por ciento llega a la goma, y de los corredores que anclan en segunda y tercera, logran pisar el home plate el 19.6 por ciento, en ambos casos por debajo de la media del campeonato.

Este no es un equipo muy rápido, pero estamos poniendo a correr a todo el mundo para tratar de hacer carreras porque además estamos entre los que más batean rolling que sirven para doble play.

Uno de los problemas de Villa Clara en los últimos años ha sido su pobre capacidad de impulsar carreras y estamos trabajando con el bateo de línea y elevados, pero no todo depende del profesor, los alumnos tienen que poner de su parte para aprender.

Pese a que esta es una campaña de un alto average al ataque, se emplea mucho el toque en sacrifico, sobre si esa jugada le gusta más que otras que tienen el mismo fin de adelantar hombres, Paret, quien en su época como jugador fue un gran robador de bases (es el tercero en el ranking histórico con 474), opina que le gustan todas, durante la preparación lo practicaron todo, pero reconoce que no dispone de hombres rápidos, ni hombres de mucho poder al bate, ni tampoco con grandes habilidades para batear por detrás del corredor, por eso apela al toque en sacrificio, sin ser el elenco que más indique esa jugada.

Paret insiste en la disciplina de todo punto de vista, incluso la táctica. «Hay pitchers a los que uno le dice que le lance mal a determinado bateador y uno no ha llegado al banco y ya le están sonando el batazo, por eso hay que darle la base intencional.

«En cuba todo el mundo dice que sabe de pelota y juzgan mucho sin fijarse en las estadísticas y otros elementos que desde las gradas no se ven. Hay bateadores de promedio que cuando tienen hombres en base fallan mucho y por eso uno prefiere sacrificarlos».

Considerado un hombre de muy bien contacto y disciplina en home, era de los primeros bates de  Villa Clara y de la selección nacional, con .405 de promedio de embasado en 21 series nacionales, Paret piensa que el problema del bateo cubano es en gran medida mental.

«Sí, es mental, como consecuencia de la falta de concentración; por ejemplo, cuando el pitcher viene con bases llenas, el entrenador generalmente le orienta que lance en la zona baja para le bateen rodados, entonces tú tienes que esperar a que suba la bola para conectar un batazo elevado.

«Sin embargo, hay un aspecto que no se dice mucho, pero influye también: En Grandes Ligas no se mira tanto el promedio de los bateadores de fuerza, promedian .240, pero impulsan mucho y eso es lo que vale, aquí tu puedes impulsar cien, que si no tienes buen average no te convocan a las preselecciones».

Le preguntamos por varios jugadores y de cada uno de ellos ofreció una breve caracterización.

José Carlos Rodríguez (joven zurdo de 19 años y segundo bate): Es un buen muchacho, con mucha proyección, los japoneses ya lo vieron, tiene una gran aceleración en el swing, corre rapidísimo, tiene un gran brazo, 95 millas por hora desde los files y 92 en el box, tiene poder, pero le falta mente, tiene que prender.

Yulexis La Rosa: ha estado mal al bate, pero es un astro en la receptoría.

Norel González: es de los mejores actualmente en el equipo, pero tiene que mejorar su disciplina en home.

Ronny Valdés: Está muy bien, cada vez que sale lo hace al seguro, uno de los mejores del bullpen.

Javier Mirabal: Otro de mucha proyección, pero tiene que enfocarse en su concentración. Le pasó en el tercero juego contra La Isla, le árbitro dejó de cantarle dos envíos que eran strike clarísimos y se fue de pitcheo. Eso es un asunto que se debe revisar en nuestra pelota, los árbitros no deben ser los protagonistas del juego, eso le toca a los atletas.

Freddy Asiel Álvarez: se preparó bien, está motivado, nos dijo que este año logrará llegar a las cien victorias.

—¿A qué director quieres parecerte?

—Quiero ser yo mismo, poner mi sello, pero tengo un poquito de varios, de Pedro Jova, de Víctor Mesa, de Eduardo Martín, de Higinio Vélez, de Rey Vicente Anglada, de Jorge Fuentes, de Alfonso Urquiola.

—¿Qué le pasa a Eduardo Paret por las noches?

—Yo casi no duermo, hace poco estaba viendo una entrevista con el mentor holguinero Héctor Hernández y él decía que cuando perdía no dormía y si triunfaba tampoco por la emoción, y a mí me sucede parecido.

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.