Jordan, campeón olímpico sin mucho trámite

Con la medalla de oro de Jordan Díaz, la delegación cubana obtuvo su cuarto título en la cita 

Autor:

Luis Autié Cantón

Jordan Díaz tiene ese talento indefinible, que le permite, como atleta, ir a la mayoría de los eventos no a competir, sino a pasarla bien, a divertirse. Quien estuvo en la sede del atletismo de los 3ros. Juegos Olímpicos de la Juventud, en Buenos Aires, Argentina, necesitó estar «a la viva» si quería ver saltar al doble titular universal entre cadetes y juveniles y líder en la actual temporada de los rankings mundiales sub 18 y sub 20.

Si bien sus 14 rivales saltaron en cuatro oportunidades ayer, Jordan se estiró hasta los 17,04 metros (m) en su primera chance y con eso bastó. Un solo intento, medalla de oro y a pasarla bien.

El sistema de competencia utilizado aquí implica la sumatoria de los mejores resultados en ambas fechas competitivas, por lo que el habanero dominó la justa con un acumulado de 34,18; pues al registro de este martes se le añade el del sábado, cuando se estiró hasta 17,14 m.

Para que se comprenda la magnitud de este logro, en la jornada sabatina el capitalino de 17 años llegó hasta los 16,70 m en el primer salto, lo que le hubiera bastado para dominar la primera fase de su prueba, dado que su seguidor más cercano apenas logró 16,34 m.

Incluso, con aquel primer registro, hubiera roto el récord para la justa y logrado la medalla de oro en las dos versiones anteriores: en Singapur 2010 se ganó con 16,37 m, gracias al estirón del también cubano Radamel Fabar; mientras que hace cuatro años, en Nanjing, China, la marca triunfadora fue de 16,15 m. Pero hace cuatro días Jordan saltó de nuevo y clavó los pinchos en 17,14 m, récord que se impone, quizá, como uno de los más difíciles de quebrar en olimpiadas juveniles venideras.

«Este título me da la seguridad de que puedo llegar a  los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en muy buena forma deportiva y enfrentarme  a lo que venga con mayor disposición», declaró a JR  vía digital el discípulo de Ricardo Ponce y a la vez abanderado de la pequeña comitiva cubana.

Con esta medalla de oro, la delegación cubana obtuvo su cuarto título y, como se vaticinó, el atletismo se erigió como la disciplina más destacada de nuestro país en la justa bonaerense.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.