A la cima con «extranjeros»

¿Serán nuevamente protagonistas los refuerzos recién solicitados? ¿Qué equipo tendrá más fortuna con los elegidos anoche?

Autores:

Benigno Daquinta
Norland Rosendo

Ciego de Ávila.—Desde que en la temporada 52 comenzaron a reforzarse los equipos para la segunda etapa del campeonato y a partir de la 55 para la postemporada, el aporte de los seleccionados ha sido medular para los campeones.

Un poco de suerte de los directores a la hora de meter la mano en el bombo ayuda, pero saber bien qué posiciones blindar y cuáles son los candidatos que mejor se avienen a las dinámicas del grupo es la clave. A veces, los de números más pomposos no resultan los elegidos y después el resultado les da la razón a los mentores.

En la Serie 52, Villa Clara volvió a ser rey de la pelota cubana después de una sequía de 18 años en los que coqueteó con el título, pero no pasó de acariciarlo y verlo caer en otras manos. En esa campaña, Ramón Moré se inclinó por la experiencia del lanzador Jonder Martínez, Danel Castro y dos más jóvenes pero muy talentosos como Yordan Manduley y Dayron Varona.

Jonder le trabajó invicto en la etapa élite (5-0 y tres salvados) y en los play off ganó uno más y rescató otro trío, por lo que aportó en la mitad de los éxitos de la semifinal y final. Los cuatro bateadores fueron regulares y les dieron mucha consistencia a la alineación en la segunda ronda. Entre todos produjeron 118 carreras, conectaron 137 hits (34 extrabases) y en la postemporada siguieron rindiendo como deseaba Moré.

Un año después, los Vegueros de Pinar del Río alzaron la copa dejando en el camino a Industriales y a Matanzas en la postemporada. Alfonso Urquiola reforzó bien su área más débil: los jardines, y logró lo que los demás directores no pudieron con Giorvis Duvergel, Roel Santos, Denis Laza y Andrés Quiala.

La serie 54 tuvo en los Tigres avileños a un campeón con una visible franja anaranjada en el uniforme. Roger Machado llamó a filas a cuatro villaclareños entre los ocho refuerzos que pasaron por su equipo. La experiencia de Yeniet Pérez y Ariel Borrero ayudó a inclinar la final ante unos sorprendentes Piratas que dieron pelea hasta el séptimo juego. Desde el box Ismel Jiménez tributó nueve victorias, tres de ellas en la postemporada, y Alaín Sánchez se apuntó un trío en la campaña regular y salvó un duelo en play off.

A partir de la temporada 55 empezó el doble blindaje, cinco atletas para la segunda etapa y tres más antes de empezar la semifinal. Roger volvió a convocar a Borrero y Yeniet, quienes produjeron 84 anotaciones con nueve bambinazos, y para los cruces pidió también a Guillermo Avilés y a Lázaro Blanco y Alberto Bicet para robustecer su staff. 

Sin los refuerzos dudo que Granma hubiese ganado los dos últimos campeonatos. En la campaña 56, Carlos Martí tuvo en los pitchers «extranjeros» a los protagonistas en los play off. Entre Miguel Lahera y Noelvis Entenza le ganaron cinco desafíos y le preservaron la ventaja en uno. Mientras Frank Camilo Morejón resultó un coloso con los arreos calzados, Denis Laza aportó su experiencia en los jardines y contó con los holguineros Yordan Manduley y Yunior Paumier para la postemporada.

El bicampeonato llegó también con el tributo de los refuerzos. Alaín Sánchez se convirtió en el as monticular con 4-0 en play off y Raidel Martínez le puso el tapón a tres partidos en esa instancia. Esta vez la receptoría la asumió otro estelar a la defensa, Yulexis la Rosa, Geydi Soler hizo su contribución en la custodia de los jardines y para los play off llegó nuevamente Manduley, además del avileño Raúl González.

¿Serán nuevamente protagonistas los refuerzos recién solicitados? ¿Qué equipo tendrá más fortuna con los elegidos anoche?

 

Refuerzos por equipos para la segunda fase de la serie nacional*

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.