Victoria de la verdad

La ausencia de Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es la derrota de la mentira, dijo el canciller  en Ginebra

Autor:

Juventud Rebelde

GINEBRA, junio 20.— El canciller cubano Felipe Pérez Roque afirmó que la elección de Cuba como miembro del Consejo de Derechos Humanos es una victoria de la verdad, mientras la ausencia norteamericana es la derrota de la mentira.

El Ministro de Relaciones Exteriores de la Isla habló en la sesión de la nueva instancia de la ONU reunida aquí y destacó que Estados Unidos recibió el castigo moral correspondiente a la arrogancia de un imperio, reportó PL.

Cada uno recibió lo que merecía: Cuba fue premiada, y Estados Unidos castigado, porque cada uno tiene su historia y los países votantes la conocían bien, añadió.

Pérez Roque explicó que Cuba llegó a la elección con casi 30 000 médicos salvando vidas y aliviando el dolor en 70 naciones, mientras Washington lo hizo con 150 000 soldados invasores, enviados a matar y a morir en una guerra injusta e ilegal.

Mientras 300 000 pacientes de 26 países latinoamericanos recuperaron la visión por cirugías gratuitas de oftalmólogos cubanos, Estados Unidos presenta más de 100 000 civiles asesinados y 2 500 jóvenes muertos en una guerra para robar el petróleo de un país.

Mientras aviones cubanos transportan médicos y hospitales de campaña a lugares donde ocurrieron desastres naturales o epidemias, Estados Unidos transporta en secreto, de unas cárceles a otras, a prisioneros drogados y maniatados, señaló.

Destacó que su nación proclama la vigencia del derecho sobre la fuerza, defiende la Carta de las Naciones Unidas y propone dedicar el millón de millones de dólares que se gasta anualmente en armas a luchar contra la muerte de niños y mujeres.

Aclaró que quien no ocupa hoy un escaño en el Consejo es el gobierno de Estados Unidos, no su pueblo, el cual estará representado en los demás miembros, incluida Cuba, vocera también de los derechos del pueblo norteamericano.

Denunció que la Casa Blanca fue acompañada, en las maniobras para evitar la elección de la nación antillana, por un pequeño grupo de aliados, ex metrópolis en su mayoría, quienes aún no pagaron su deuda histórica con las antiguas colonias.

Cuba conoce perfectamente el acuerdo secreto negociado en Bruselas mediante el cual la Unión Europea se comprometió a no votar por la Isla y a trabajar estrechamente junto a Estados Unidos contra nuestra candidatura, planteó.

Aludió a llamados ahora para imprimir aire fresco al nuevo Consejo y aclaró que si son sinceras las declaraciones en ese sentido de voceros de la UE, Cuba espera una rectificación de su actitud.

Ello incluye el cómplice silencio con el que permitieron cientos de vuelos secretos de la CIA trasladando a personas secuestradas, y el establecimiento de cárceles clandestinas en territorio europeo, donde se tortura y veja a los prisioneros.

La Unión Europea fue cómplice de Estados Unidos en la conversión de la antigua Comisión de Derechos Humanos en una suerte de tribunal inquisidor contra los países del Sur y esperamos ahora no se repita, subrayó.

El Canciller cubano manifestó que la actual sesión puede marcar el inicio de una nueva etapa en la lucha por crear un verdadero sistema de promoción y protección de los derechos humanos para todos los habitantes del planeta y no solo para ricos y privilegiados.

Si el Consejo vuelve a tornarse campo de batalla, se puede contar desde ahora conque Cuba será otra vez un combatiente en las trincheras de ideas del Tercer Mundo, expresó.

El Ministro advirtió que para cooperar con el espurio mandato de cualquier enviado, representante o relator impuesto a través de la fuerza y el chantaje, no se contará con la colaboración de Cuba, pero sí para cooperar en plano de igualdad con los demás.

Finalmente agradeció a los países del Tercer Mundo su apoyo decisivo a la elección cubana como miembro del Consejo y reiteró que sus representantes jamás defraudarán la confianza depositada en ellos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.