Nuevas cifras sobre catástrofe en el Líbano

Libaneses retornan a sus pueblos. Alto riesgo de cáncer por derrames de combustible en la costa. Informan sobre peligrosos proyectiles sin explotar.

Autor:

Juventud Rebelde

Voluntarios palean la arena contaminada con fuel en una playa de Beirut. Foto: AFP BRUSELAS, agosto 17.— Al menos 15 000 casas destruidas, parte de la enorme catástrofe provocada por entre 200 y 300 bombas y misiles diarios caídos en el sur del país y por unos 2 000 ataques en total, es la realidad que el Líbano debe enfrentar después de 34 días de agresión israelí, según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, citado por ANSA.

En los tres últimos días, desde que comenzó a regir la tregua, alrededor de 60 000 libaneses retornaron a sus pueblos. El Alto Comité para Socorros Libaneses refiere también que más del 40 por ciento de las personas refugiadas con anterioridad en escuelas y en otros lugares públicos, está regresando a sus pueblos.

Según estima la Fuerza de Interposición de la ONU en el Líbano(UNIFIL), un promedio del diez por ciento de los proyectiles arrojados por Israel, ha quedado probablemente sin explotar en las regiones libanesas castigadas, con el consiguiente riesgo para la población.

Durante la jornada, el ejército israelí anunció haber iniciado la «transferencia de responsabilidades» a las fuerzas armadas libanesas en el sur de ese país.

En la madrugada, 2 500 militares libaneses (de un total de 15 000) que integran la Décima Brigada de infantería, al mando del general Charles Shikhani, atravesaron el río Litani y tomaron posiciones en la región de Arkub, sur del país, cerca de la Línea Azul en la frontera con Israel.

Refugiados regresan a Bint Jball, en el sur, escenario de fuertes combates entre Israel y Hizbolá. Foto: AP Un despacho de EFE señala que los primeros soldados del nuevo contingente de la ONU, llegarán al país a comienzos de la próxima semana y serán 200 militares franceses.

El comandante de esa fuerza, el general francés Alan Pellegrini, anunció que «la nueva FINUL, será diferente de la antigua, que ya murió, será más fuerte, tendrá más efectivos y nuevas reglas».

La FINUL está formada actualmente por 2 000 soldados y ha sufrido 258 bajas desde su despliegue en Líbano en 1978.

Por su parte, voluntarios libaneses estaban abocados el jueves a eliminar la arena contaminada con petróleo de la playa Ramlet al- Baida de Beirut, en un intento por limpiar 15 0000 toneladas de crudo derramadas a lo largo de 140 kilómetros de la costa del Líbano, tras un ataque israelí contra una central eléctrica.

La ONU advirtió que el derrame aumenta el riesgo de sufrir cáncer para los habitantes del Líbano y Siria. «La presencia del aceite fuel derramado en las costas y que llegó a Siria, expone a las personas en las zonas afectadas a un riesgo incrementado de cáncer», dijo Simonta Lombardo, del Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

«No es petróleo lo que fluyó, sino fuel de las plantas de energía», indicó la funcionaria. «Este contiene sustancias como el benceno, categorizado como carcinógeno de clase uno», añadió.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.