Frente Farabundo Martí profundiza vínculos con el pueblo

Declara la diputada y ex guerrillera Nidia Díaz que la organización que representa se ha convertido en la principal fuerza política del país

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Nidia Díaz. Foto: Calixto N. Llanes

El descontento provocado por el alto costo de la vida ha hecho de El Salvador escenario de manifestaciones y protestas que colindan con una violencia provocada por las carencias, el desinterés gubernamental, y la falta de expectativas.

Al tiempo que defiende los intereses de los de abajo en el parlamento, el otrora guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) —ahora la primera fuerza política salvadoreña— acompaña al pueblo en la lucha contra el continuo cercenamiento de sus derechos.

En opinión de la diputada efemelenista Nidia Díaz, se vive una situación crítica que no ha dejado cristalizar lo estampado en los acuerdos de paz con los que cerró la guerra civil salvadoreña.

«En estos 15 años transcurridos desde entonces, en vez de avanzar hacia la democracia plena, participativa y protagónica, hemos experimentado un estancamiento, un retroceso, sobre todo en los últimos cuatro años.

«Con los acuerdos se inició una democratización dada por la derrota política de la dictadura y el restablecimiento, mediante nuestra lucha, de libertades y derechos que durante décadas estuvieron suprimidos», afirma quien goza aún del prestigio que se ganara como comandante guerrillera.

Sin embargo, el modelo neoliberal impuesto desde dos años antes del fin de la guerra fue cerrando nuevamente los espacios políticos, y empezaron a primar «los intereses del Imperio y las transnacionales. Los pobres se vuelven más pobres y los ricos más ricos».

Siete grupos de poder económico lo controlan todo, y han expandido su capital por toda Centroamérica; sobre todo, el capital financiero, el sector que más ha crecido, alimentado únicamente por las remesas que envían los compatriotas ilegales en Estados Unidos.

«No exportamos nada. Hay un estancamiento en la producción nacional, que solo cuenta con esa mano de obra que manda una remesa. Esa remesa hace crecer el sector financiero, y la gente consume los productos hechos por las maquilas norteamericanas, de manera que el dinero regresa a EE.UU. Es un círculo vicioso».

Otro resorte que hace crecer a ese sector financiero es la dolarización, que ha creado un proceso inflacionario calificado por Nidia Díaz de «increíble», mientras permanecen inamovibles los salarios.

«Todo se ha encarecido. El modelo neoliberal privatizó las distribuidoras de electricidad, las plantas geotérmicas de energía, las pensiones. Hemos impedido con la lucha de resistencia que se privaticen la salud, el agua… Y en esa batalla continuamos.»

En las últimas semanas, la decisión del gobierno de Antonio Saca de retirar los subsidios al transporte, ha provocado que también se eleven los precios de este servicio.

A ello se añade lo que Díaz describe como «un ambiente de inseguridad» propiciado, en primer lugar, por la Ley de Amnistía proclamada por la derecha y el incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad, para que se resarcieran los daños morales y materiales causados a miles de salvadoreños durante la guerra.

«Entonces, se crea un clima de impunidad donde imperan el narcotráfico y el crimen organizado, ayudado por la industria militar, que propicia ese estado de cosas para vender sus armas y crear agencias privadas de seguridad…»

A juicio de Nidia Díaz, la delincuencia y persecución contra las pandillas juveniles o maras, agrava los conflictos en El Salvador. Foto: AP

Delincuencia y persecución contra las pandillas juveniles o maras; armas cortas y armas largas en manos de la población, y la incrementada pobreza «han traído conflictos por todos lados».

También el Tratado de Libre Comercio ha creado nuevos focos de resistencia en una población incómoda, además, por el alto grado de dependencia de los últimos gobiernos con el Norte.

«Somos el único país latinoamericano que tiene tropas en Iraq, somos observadores en la OTAN aunque no tenemos salida al Atlántico; tenemos una base antinarcóticos con rango diplomático, ocupada no sabemos por cuántos efectivos ni con cuántas armas. Somos el país que instaló la Academia de Edificación de la Ley (LEA), donde se están formando policías y fiscales de América Latina, tipo Escuela de las Américas… El presidente Saca ni siquiera pudo dar una posición a favor de nuestra gente cuando se conoció la edificación por EE.UU. de un muro y la militarización de su frontera con México…

«Esta situación conflictiva genera que todo el mundo esté expresándose en marchas y manifestaciones».

Sin lograr la mayoría absoluta de curules en la Asamblea Legislativa, el FMLN combina, por ello, la lucha política en esa instancia y la batalla social, junto a la gente, en las calles.

En ese contexto se ubican las protestas protagonizadas por los estudiantes secundarios y universitarios a principios de julio contra el alza en el transporte, en jornadas donde actos provocadores, evidentemente preparados por las mismas fuerzas de la derecha, dejaron el saldo de dos policías muertos que el gobierno achacó al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

EL FMLN, OPCIÓN DE PODER

Las encuestas más recientes ubican al FMLN con siete puntos porcentuales por encima de la gubernamental y derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), lo que reivindica los resultados de las elecciones legislativas del 12 de marzo —que señalaron al Frente como la primera fuerza política de El Salvador—, y su repetición en la alcaldía de la capital, ahora durante cuatro mandatos seguidos.

A casi 28 meses del inicio de las campañas con vista a los comicios presidenciales del año 2009, la derecha trata desde ya de hacer inviable el acceso del FMLN al gobierno.

Ello explicaría las acusaciones vertidas desde el ejecutivo contra el partido, a partir de los acontecimientos de julio, cuando protestas estudiantiles terminaron con dos policías muertos por agentes provocadores.

«¿Cuál es el complot?: Saca responsabiliza al FMLN y nos acusa de romper los acuerdos de paz… Empieza toda una trama en que el Presidente habla hasta de proscribir al partido, convoca a todo el cuerpo diplomático y dice que irá ante la ONU a Nueva York a denunciar al Frente.

«Todo esto nos llevó a emitir un comunicado y lanzar una ofensiva diplomática que incluye el envío de una misión a Naciones Unidas, con cuatro petitorios: que se establezca un peritaje internacional técnico y científico para aclarar los hechos, porque no confiamos en una investigación-peritaje nacional; pedimos una verificación de la ONU sobre el estado de los acuerdos de paz; que se envíe otra vez al relator de los derechos humanos, para que vea las violaciones en el ámbito político, económico y social, y que las Naciones Unidas nos acompañen en una campaña de desarme de la sociedad civil».

A pesar de las acusaciones, el FMLN salió a las calles el siete de julio en las marchas contra el alto costo de la vida, «porque es nuestra estrategia asumir los problemas del pueblo, presentando propuestas de solución».

En contraposición, y ante la incapacidad de dar soluciones a los problemas de la gente, el gobierno acaricia la idea de imponer una denominada ley antiterrorista que, denuncia Nidia Díaz, busca criminalizar la lucha social.

CON EL ALBA

En el propósito de contrarrestar las manipulaciones del gobierno, el FMLN lleva a cabo la denominada Misión Verdad, «casa por casa» y a través de la emisora Maya Visión y del periódico del Frente, además de otros medios alternativos.

No se trata solo de recuperar la memoria histórica, sino de combatir las manipulaciones de hoy. Por ejemplo, el intento del gobierno de satanizar a Venezuela y denigrar los acuerdos que el FMLN, desde sus alcaldías, ha establecido con Venezuela y Cuba y que las hace parte de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestro América (ALBA), en virtud de lo cual recibirán de Venezuela 350 000 barriles mensuales de petróleo, mediante la creación de una empresa mixta que involucra a varios municipios y a transportistas y empresarios.

«No estamos con el ALCA ni con el CAFTA. Hemos optado por el ALBA como alternativa de integración. Por otro lado, somos beneficiados de la solidaridad de Cuba y Venezuela con la Operación Milagro. Ya más de 1 400 personas han recibido atención. E impulsamos la campaña de alfabetización con el método Yo sí puedo. Ya llevamos más de 7 000 personas alfabetizados por medio de la radio, experiencia que vamos a trasladar a distintas comunidades de Guatemala.

Mucho tiene que ver esta adhesión a las iniciativas integracionistas latinoamericanas que hacen de la región hoy un entorno diferente, con Shafick Handal, dirigente comunista consecuente y líder histórico del FMLN desde los tiempos de la guerrilla, hasta su reciente deceso.

«Shafick tuvo un rol protagónico en los fundamentos ideológicos y políticos, y en los valores del Frente. Eso se queda con nosotros. Todos tratamos de imitar a Shafick, esa rectitud, esa insobornabilidad y esa coherencia que le eran consustanciales… Esa es la mejor reivindicación, la mejor forma de recordarlo.»

Del 8 al 13 de octubre se desarrollará una jornada en su memoria, que incluye la convocatoria a artistas nacionales y extranjeros para diseñar el monumento que se levantará ante su tumba, anuncia la diputada Nidia Díaz.

Para el FMLN y el pueblo salvadoreño «su ausencia constituye una pérdida física irreparable; pero lo mejor que podemos hacer es continuar nuestra lucha, encarnarlo, y ser tan inclaudicables como él».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.