Aspiran a cambios los ecuatorianos en octubre

Rafael Correa se convierte en la cara nueva preelectoral que empieza a acaparar las intenciones de voto en Ecuador

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Los ecuatorianos tendrán voz el 15 de octubre luego de las movilizaciones con que defenestraron a Lucio. Foto: AP Su mejor referente sigue siendo la intempestiva manera en que tuvo que dejar el ministerio de Economía luego de solo unos meses como titular, cuando pretendía acompañar al presidente Alfredo Palacio en este difícil completamiento del mandato del «ex» Lucio Gutiérrez... Pero su nombre no ha sido noticia hasta hoy, cuando el discurso renovador de Rafael Correa lo convierte en la cara nueva preelectoral que empieza a acaparar las intenciones de voto.

Quizá lo más satisfactorio para los ecuatorianos que aspiran a un cambio con los comicios presidenciales del 15 de octubre sea que, al menos hasta ahora, el joven candidato no ha bajado el tono ni variado las posturas que le costaron su abandono del ministerio de Hacienda, desde donde se proclamó defensor del no pago de la deuda externa para conformar un fondo social con que atender las apremiantes necesidades internas...

Rafael Correa. Foto: Franklin Reyes Fueron sus propuestas francamente antineoliberales las que resultaron chocantes y le llevaron a la dimisión, posiciones que se mantienen incólumes y hasta mejor definidas en un programa que poco a poco empieza a conocerse y abrirse paso.

Un viejo conocido de la política como el socialcristiano León Roldós le disputa de cerca y, de hecho, acaba de ser rebasado en las encuestas por él. En tanto van quedando abajo las restantes varillas del abanico conformado por 13 aspirantes, donde se encuentra también, lamentablemente lejos de los primeros puestos, Luis Macas, el representante del movimiento indígena que tanto protagonismo ha tenido en la lucha social y política de Ecuador pero, obviamente, pagando aún el costo de la traición que les infligió Lucio Gutiérrez, y los entuertos tejidos por él contra la CONAIE y Pashakutik.

Pareciera que el gong de arrancada a una carrera electoral de panorama poco preciso hasta entonces, lo diera el debate televisivo de hace tres días, al que acudieron Roldós —en esta ocasión por la red Ética y Desarrollo e Izquierda Democrática—, y Cinthia Viteri, postulada por el Partido Socialdemócrata y, al parecer, tercera en las intenciones de voto: también una cara poco vista, aunque sus promesas parecen ser las mismas de cualquier gastado partido de derecha, pues ha anunciado la intención de reabrir las congeladas negociaciones para un TLC con Estados Unidos y critica lo mismo el afán de revolucionar expresado por Correa, que el reformismo propuesto por Roldós.

En tanto el candidato de Ética y Desarrollo plantea una consulta popular cuyos resultados tracen los derroteros de su gobierno y promete más presupuesto para la salud y la educación —pero sin romper el estatus—, Correa se pronuncia por una Asamblea Constituyente, adelanta el No al TLC, y habla de una revolución ciudadana sustentada en profundos y rápidos cambios en la estructura social y política. Se manifiesta a favor de lo que llama «socialismo moderno».

El hecho de que haya fundado la Alianza País para desarrollar su carrera electoral, habla del deseo de romper con las políticas cuyo fracaso se evidenció en el movimiento popular que tumbó a Lucio. Pero el nombre de la agrupación quedará mejor sustentado si como hasta ahora —según los reportes de la prensa ecuatoriana—, se siguen sumando a ella los indecisos, entre quienes es fácil adivinar a potenciales votantes que no habían hallado aún su bandera.

De paso por La Habana para participar en el Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización anunció, temprano aún, la conformación de Alianza País, y las líneas con que, eventualmente, guiaría su potencial gobierno: soberanía y dignidad para Ecuador —señaló en entrevista concedida a este diario—, lucha a muerte contra la corrupción, modelo económico alternativo, y aplicación en las relaciones exteriores de una lógica de complementariedad, cooperación y coordinación que «no puede esperar más».

Son esos los propósitos que hacen de él algo más que una cara joven. En el contexto electoral de Ecuador, la suya es una propuesta nueva: puede que el reto esté en mantenerla.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.