Se elevan a dos mil 798 las bajas fatales de Estados Unidos en Iraq

El recuento oficial acerca las pérdidas letales a la cifra sicológica de tres mil, que al ritmo actual podría alcanzarse en noviembre venidero

Autor:

Juventud Rebelde

El anuncio de la muerte de otro militar de Estados Unidos, el sexto este domingo, elevó a dos mil 798 el número de bajas fatales de ese país en su campaña iraquí, según reporta PL.

El recuento oficial acerca las pérdidas letales a la cifra sicológica de tres mil, que al ritmo actual podría alcanzarse en noviembre venidero, importante para el partido republicano por su influjo sobre la campaña para las elecciones legislativas de ese mes.

Medios independientes, sin embargo, aseguran que el número real sobrepasó ya la cota de los tres millares, pero ha sido escamoteado de diversas maneras.

Un portavoz castrense dijo que el militar, un sargento de 27 años, pereció a causa de las heridas sufridas cuando un ingenio explosivo detonó al paso de su patrulla en una zona del este metropolitano.

De los otros cinco soldados, dos murieron también en una emboscada con explosivos y, los restantes, en ataques con armas ligeras, según recuentos de fuentes de prensa y de testigos.

Que la cifra se haya registrado tras el despliegue de otros 12 mil efectivos en esta capital evidencia que la situación está fuera de control y que la resistencia campea por sus respetos y es protegida por la población. Aunque por razones obvias las estadísticas sobre muertes centran la atención, las bajas por heridas son significativas -20 mil 687- y por enfermedades -17 mil 662- estos últimos prueba viviente de la mala preparación estadounidense para la campaña, según entendidos.

Iraq, con sus diferencias de clima entre el norte y el sur y veranos de hasta 50 grados Celsio, con humedad relativa de apenas 13 por ciento, puede ser un infierno para alguien vestido de uniforme, chaleco blindado y decenas de libras de equipo.

Además, todo indica que Washington basó su invasión en el derrocamiento del presidente Saddam Hussein como piedra de toque, sin tener en cuenta que estaba abriendo una caja de Pandora, estiman analistas.

La psicología iraquí, el fuerte tribalismo, las disensiones sectarias entre los musulmanes y el levantisco carácter nacional, producto de su historia, estuvieron ausentes del análisis del Pentágono, que está pagando las consecuencias, añaden los expertos.

La letalidad de este mes de octubre está asociada a la movilización dictada por la resistencia para el mes sagrado del Ramadán y puede marcar un hito en esa guerra, que no terminó con el derrocamiento de Hussein, sino que, en la práctica, sólo comenzó.

En tanto, medios de prensa dieron cuenta del hallazgo de medio centenar de cadáveres en diversas zonas de esta capital, todos con señales de tortura. Fuentes oficiales afirman que se trata de víctimas de la violencia sectaria; ponentes de la resistencia, por el contrario, se las achacan a escuadrones de la muerte formados por el gobierno para ejecutar a sus opositores de forma extrajudicial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.