Correa conquista la presidencia de Ecuador

Datos preliminares de la segunda ronda electoral indican que la gran mayoría de los ecuatorianos apostaron por el candidato cuya agenda señalan profundos cambios para el país en crisis

Autor:

Juventud Rebelde

QUITO.- Con una impetuosidad que rompió rancios esquemas y componendas políticas y una agenda de cambios profundos para un país en crisis, el joven economista Rafael Correa conquistó hoy la presidencia de Ecuador.

Según los primeros datos preliminares emitidos al concluir la segunda ronda electoral este domingo, el abanderado del Movimiento Alianza País se impuso en las urnas al magnate bananero Álvaro Noboa, candidato del Partido Renovador Institucional.

En menos de año y medio, a partir del momento en que abandonó la cartera de economía y se lanzó hacia el Palacio de Carondelet, Correa logró atraer la voluntad de una ciudadanía lacerada por una década de estremecimientos, inestabilidad y crisis.

La eventual victoria de este domingo se produjo por encima de la abierta guerra sucia de insultos lanzada en su contra por el multimillonario Noboa, quien puso toda su fortuna en función de su aspiración presidencial, fracasada por tercera ocasión consecutiva.

La principal propuesta —quizás la de más difícil ejecución— de Correa durante su campaña es la de convocar a una consulta popular para instaurar una Asamblea Constituyente que ponga fin al sistema de corrupción y partidocracia imperante en el país.

Con ese paso, el ahora virtual próximo presidente ecuatoriano busca la igualdad de condiciones para todos los ciudadanos.

En la primera vuelta electoral, cuando también se votó para integrar el parlamento de 100 asientos, Alianza País decidió no presentar aspirantes a diputados, por lo que el nuevo gobernante contará con un aparato legislativo en su mayoría adverso.

No obstante, para Correa "los dueños de la democracia no son 100 congresistas, sino 13 millones de ecuatorianos y ecuatorianas".

Otro pilar de su programa radica en un abierto rechazo a la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, acompañado, por el contrario, de una vocación de integración política, económica y monetaria latinoamericana.

A lo anterior, se suma la determinación de realizar una renegociación digna, soberana y técnica de la deuda externa ecuatoriana, sin excluir una eventual moratoria, "porque la vida de los ecuatorianos es lo primero".

Para Correa, los TLC bilaterales con Washington son nocivos, "sobre todo en el caso de Ecuador que no tiene moneda nacional". (PL)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.