Reanudan negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana

Afirma la República Popular Democrática de Corea que es impensable abandonar el disuasivo atómico estando en vigor las sanciones de Washington de 2005 y las aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU

Autor:

Juventud Rebelde

BEIJING, diciembre 18.— Diplomáticos de Estados Unidos, Japón, Rusia, Corea del Sur, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y China, reanudaron este lunes en Beijing la quinta ronda de las conversaciones a seis bandas, sobre la desnuclearización de la península coreana, interrumpidas hace 13 meses.

El vicecanciller chino Wu Dawei, que oficia como anfitrión, exhortó a mostrar sabiduría política, determinación y coraje en las pláticas, pues los temas que se van a discutir son complicados y serios, aunque no existe un plazo fijo para la duración de la actual ronda, dice PL.

Pero, tras el discurso de Dawei cada jefe de delegación presentó su visión del problema y algunas posiciones, como las de Washington y Pyongyang, fueron tan distantes y diferentes, que surgió la impresión de que esta ronda pudiera durar menos de lo esperado.

El secretario de Estado adjunto norteamericano, Christopher Hill, quiere que la RPDC se desarme y «renuncie a este negocio nuclear», mientras que para el vicecanciller norcoreano, Kim Kye-gwan, es impensable abandonar el disuasivo atómico estando en vigor las sanciones de Washington de 2005 y las aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Wu Dawei, precisó que este encuentro se dedicará a definir las medidas para aplicar la declaración conjunta de las seis partes suscrita el 19 de septiembre de 2005.

Este documentó se firmó en la última sesión de la cuarta ronda, pero cuando en noviembre de 2005, al iniciarse la quinta ronda, se iban a definir los pasos a dar, las nuevas sanciones financieras de Washington dieron al traste con los avances logrados.

Tras el ensayo nuclear realizado por la RPDC el pasado 9 de octubre, el gobierno chino, aunque se opuso a este paso, logró impulsar la tesis de que la crisis debía resolverse a través del diálogo y la negociación.

Pyongyang reiteró en esa ocasión su compromiso con la desnuclearización de la península, pero alegó que se vio obligada a dotarse de un disuasivo atómico para enfrentarse a la hostilidad y amenazas militares de EE.UU.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.