EE.UU. afina propaganda contra Irán

Aumentan los ataques políticos contra el país persa, tras el anuncio de la nueva estrategia de Bush en Iraq

Autor:

Juventud Rebelde

El portaaviones Stennis navega hacia el Golfo Pérsico. Foto: AP WASHINGTON, enero 17.— La amenazante retórica del presidente de EE.UU., George W. Bush, y el envío de buques de guerra al Golfo Pérsico, parecen señalar que la Casa Blanca ha enfocado su mirada en Irán, lo cual podría señalar el comienzo de otra «guerra fría», o inclusive, una confrontación militar, reportó AP.

Mientras el portaaviones Stennis comenzaba su travesía hacia el Golfo, la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el jefe del Pentágono, Robert Gates, que viajaron a la región, defendieron la creciente presencia estadounidense como la única manera de demostrar a Irán que la devastadora guerra de cuatro años en Iraq no ha causado mella en Washington.

El vicepresidente Dick Cheney acusó a Irán de provocar inestabilidad en Iraq, mientras que las políticas agresivas norteamericanas y del régimen sionista de Israel han convertido al Oriente Medio en centro de la crisis, informó la agencia iraní IRNA.

En un discurso la semana pasada, Bush dijo que EE.UU. no negociará con «países que patrocinan el terrorismo» y prometió interrumpir el supuesto flujo de apoyo «proveniente de Irán y Siria», presuntamente destinado a la resistencia iraquí.

Irán ha negado que respalda a combatientes en Iraq, y también que cinco de sus ciudadanos, detenidos en una incursión de soldados norteamericanos en una oficina de enlace iraní en Irbil, al norte del país árabe, hayan participado en el financiamiento y equipamiento de los insurgentes. Teherán ha exigido la liberación de sus ciudadanos junto con el pago de compensación por daños.

Por otra parte, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, considera que Israel «nunca tendrá la osadía de atacar» a la República Islámica por su programa nuclear, según afirmó en una entrevista difundida por el diario español El Mundo. En el diálogo, concedido durante su gira por Latinoamérica, el mandatario también criticó a EE.UU. y Gran Bretaña por el conflicto en Iraq.

En ese sentido, señaló que cree que «ha llegado el momento de que las grandes potencias cambien sus percepciones sobre los asuntos internacionales y sobre Oriente Medio. ¿Por qué siguen británicos y estadounidenses en Iraq? El problema de ese país es la presencia de tropas extranjeras», puntualizó.

Entretanto, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, elevó el tono de sus acusaciones a Teherán, al afirmar que los iraníes «no están haciendo nada para ser constructivos en Iraq. Incluso han apoyado a Hizbolá (el partido chiita libanés) en sus esfuerzos por crear un nuevo conflicto en el Líbano».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.