Ministro de Exteriores alemán se encuentra bajo presión por caso Kurnaz

Berlín se negó durante años a recibir a Murat Kurnaz aunque las autoridades de EE.UU. descartaron su relación con la red Al Qaeda

Autor:

Juventud Rebelde

Murat Kurnaz. Foto: Reuters

Frank-Walter Steinmeier. Foto: AFP

BERLÍN, enero 20.— Nuevos detalles sobre la presunta negativa del gobierno germano a permitir que un turco residente en Alemania regresara desde la ilegal base naval yanqui de Guantánamo, donde estuvo preso, aumentan la presión sobre el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, informó Deutsche Welle.

Según documentos a los que tuvo acceso la prensa, el gobierno de Berlín se negó durante años a recibir a Murat Kurnaz después de que las autoridades de EE.UU. desecharan cualquier relación del turco nacido y criado en Alemania con los talibanes o la red Al Qaeda.

Kurnaz fue detenido en Paquistán un mes después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Entonces con 19 años, fue entregado a las fuerzas estadounidenses en Afganistán y trasladado a Guantánamo, donde sufrió torturas y humillaciones durante cuatro años y medio.

Pese a que las autoridades yanquis determinaron en 2002 que Kurnaz no tenía ningún vínculo con terroristas, fue solo en agosto de 2006 que quedó libre.

Sin embargo, versiones del diario Süddeutsche Zeitung y de la primera cadena de televisión alemana ARD, aseguran que el gobierno del entonces canciller socialdemócrata Gerhard Schröder no solo se negó durante años a permitir el retorno de Kurnaz a Alemania, sino que intentó construir una nueva sospecha de terrorismo en su contra.

La información agrega que el actual ministro Steinmeier, quien entonces coordinaba los servicios de seguridad alemanes en calidad de jefe de despacho de Schröder, se opuso al regreso de Kurnaz, a pesar de que Berlín estaba al tanto de los sufrimientos psíquicos y físicos que sufría como prisionero.

Políticos de distintos partidos ya exigieron explicaciones a Steinmeier y una investigación profunda de los sucesos en torno a la odisea de Kurnaz, de lo que se ocupan dos comisiones parlamentarias.

Un experto en política exterior del Partido Liberal, Max Stadler, demandó a Steinmeier y al ministro del Interior, Wolfgang Schäuble, que expliquen por qué el gobierno impidió el regreso de Kurnaz pese a que no se consideraba peligroso.

Según Stadler, los documentos internos revelan «un fallo grave de conducta de los más altos cargos de gobierno en una cuestión básica de salvaguardia de los derechos humanos», mientras que para el experto en justicia del Partido de la Izquierda, Wolfgang Neskovic, el ministro no puede seguir en el cargo si no presenta una declaración sólida.

Kurnaz compareció esta semana ante dos comisiones del Bundestag (cámara baja del Parlamento alemán) y relató a los diputados las torturas que sufrió. Su abogado acusó al gobierno alemán de no prestarle asistencia, bajo el pretexto de que era ciudadano turco.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.