Protestan italianos contra base norteamericana en su país

Los 100 000 manifestantes fueron convocados por comunistas, críticos de la globalización y grupos de la coalición de gobierno

Autor:

Juventud Rebelde

El símbolo del gobierno de centroizquierda, la bandera de EE.UU.  el logo de Forza Italia, del derechista ex premier Silvio Berlusconi, aparecen juntos bajo la divisa: «La unión en la guerra». Foto: AP VICENZA, Italia.— Decenas de miles de italianos se manifestaron este sábado contra la ampliación de la base militar estadounidense de Camp Ederle, en la norteña ciudad de Vicenza, reportó la agencia alemana DPA.

Según los organizadores hubo 100 000 manifestantes en esta protesta, convocada por comunistas, críticos de la globalización y grupos de la coalición de gobierno.

Las escuelas y los museos de la ciudad permanecieron cerrados, al igual que muchos comercios. Helicópteros de la policía vigilaban las calles y 5 000 agentes fueron destinados a la marcha. Según la televisión, algunos estadounidenses participaron en la manifestación.

Pocas horas antes de su inicio, el primer ministro italiano, Romano Prodi, llamó a la calma.

La embajada estadounidense en Roma instó a sus ciudadanos a evitar Vicenza y sus alrededores este fin de semana, y las autoridades temían la ocurrencia de desórdenes entre los manifestantes, varios de ellos con banderas en las que se leía «Yankees go home» y «¿EE.UU.? No, gracias».

Según EFE, la protesta finalizó con la intervención del Premio Nobel de Literatura italiano Dario Fo, quien señaló que «alguno tendrá lágrimas en los ojos, sobre todo alguno del mundo político que pensaba que hoy en Vicenza habría sido el desastre».

Representantes de los partidos de la izquierda progresista, entre ellos el líder de Comunistas Italianos, Olivero Diliverto, dijo que el gobierno «debe tener en cuenta que hay un gran pueblo de la paz» que está en su electorado.

Prodi autorizó hace un mes la ampliación de la base —una de las siete de EE.UU. en la península—, desoyendo las críticas de quienes exigen un referéndum entre los habitantes y alegan que causará daños al medioambiente porque para hacerla se destruirá una zona verde.

El gobernante, sin embargo, insiste en que no dará marcha atrás en la aprobación de la ampliación.

En la base de Vicenza hay 2 750 soldados estadounidenses estacionados, y en los próximos tres años se espera que el número aumente en otros 1 800, que serán retirados en su mayoría de bases en Alemania.

Los analistas locales interpretan la movilización como una señal del creciente descontento con la política exterior del gobierno de centroizquierda instaurado en mayo de 2006. Además de dar luz verde a la ampliación de la base, el gabinete de Prodi extendió la misión de las tropas italianas en Afganistán.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.