Ataque con explosivos al Parlamento iraquí

Deja al menos ocho muertos en la supuestamente inexpugnable Zona Verde

Autor:

Juventud Rebelde

Imágenes de TV cuando huían de la explosión. Foto: AP BAGDAD.— La oleada de violencia que sufre Iraq se coló este jueves de lleno en la supuestamente inexpugnable Zona Verde de Bagdad con una explosión en la misma cafetería del Parlamento, que dejó al menos ocho muertos, tres de ellos diputados y cinco trabajadores, y heridas una veintena de personas.

El atentado suicida ha dejado varias aristas poco claras, hasta el punto de que tan solo ha trascendido el nombre de uno de los muertos, Mohamed Hasan Awad, del partido sunnita Diálogo Nacional; y entre los heridos se encuentra Dafer Al Ani, miembro del Frente del Consenso Iraquí (sunnita), y otro del bloque parlamentario de Muqtada Al Sadr, que forma parte de la Alianza Unida Iraquí (chiíta), dijo EFE.

Tampoco está clara aún la autoría del atentado, que apunta en diversas direcciones, dependiendo de quién facilite la información, añadió la agencia.

La organización terrorista Al Qaeda se adjudicó el atentado, según un informe de la revista estadounidense Time, citado por la agencia DPA, la que añade que un funcionario del Ministerio del Interior le dijo a la revista que el atacante era custodio de un miembro del Parlamento. Además aseguró que los detectores de metales de la entrada no funcionaban hoy.

Alrededor de una hora después de la explosión se publicó un comunicado en la página de Internet «muslim.net» en el que la organización Islamic State in Iraq (Estado Islámico en Iraq), controlada por Al Qaeda, describía al atentado como «un mensaje a todos lo que colaboran con los ocupantes y sus espías».

El presidente del parlamento iraquí, Mahmud al Mashadani, ha convocado para mañana, viernes —habitual día de descanso y oración—, una sesión extraordinaria de la cámara tras el atentado para expresar rechazo contra «el desafío que supone este acto terrorista».

Pero el de ahora no es el único acto que muestra la vulnerabilidad del área ocupada por los principales órganos de gobierno iraquí y las embajadas de Estados Unidos y de Gran Bretaña, pues entre otros, el pasado 22 de marzo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, tuvieron que interrumpir la rueda de prensa que ofrecían en la oficina de este último por el impacto de un mortero a apenas cien metros del edificio, que hizo temblar la sala.

Según Reuters, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice aseguró que ataques como este al Parlamento son esperados, ya que las fuerzas de Estados Unidos siguen adelante con una campaña de seguridad en Bagdad y se emprenden esfuerzos para socavar su avance.

Desde mediados de febrero, miles de soldados estadounidenses e iraquíes están llevando a cabo un operativo represivo para intentar impedir las acciones de la resistencia y otras, sin que en realidad hayan obtenido éxito, pero sí han aumentado el número de los iraquíes detenidos sin cargos, los enfrentamientos, y los bombardeos a zonas pobladas. «Condeno fuertemente esta acción», expresó Bush.

El Parlamento Europeo, Gran Bretaña y la Liga Árabe rechazaron el atentado.

También lo hizo el gobierno iraní que, en declaración formulada por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mohammad Alí Hosseini, lo condenó diciendo que «esta acción inhumana y satánica fue cometida por los enemigos que desean el mal al pueblo iraquí y tenía como blanco a los diputados, ya sean sunnitas o chiitas», al tiempo que hizo un llamado a la unidad del pueblo iraquí y a la «retirada de las fuerzas de ocupación».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.