Jefe de la ONU «preocupado» por nueva colonia israelí en Jerusalén

En nuevo proyecto israelí para Jerusalén oriental, contradice las obligaciones del plan de paz, indicó el viernes la portavoz Michele Montas

Autor:

Juventud Rebelde

Dos niñas palestinas plantan una bandera nacional ante soldados sionistas, durante una protesta contra el ilegal muro de separación israelí, cerca de Belén. Foto: AP

NUEVA YORK, mayo 11.— El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está «preocupado» por los informes sobre un nuevo proyecto israelí de establecer un asentamiento ilegal en Jerusalén oriental, que contradice las obligaciones del plan de paz, indicó el viernes la portavoz Michele Montas, citada por AFP.

El diario Haaretz anunció el jueves que la municipalidad israelí proyecta construir más de 20 000 viviendas en dos barrios nuevos en el este de Jerusalén.

«El secretario general está preocupado» por estos informes y tiene la intención de «discutirlos con los funcionarios israelíes a cargo, así como con los miembros del Cuarteto» para Medio Oriente (EE.UU., la Unión Europea, Rusia y la ONU), declaró Montas en un comunicado.

La interrupción de este tipo de acciones «es una de las obligaciones fundamentales de la primera fase de la Hoja de Ruta», el plan de paz del Cuarteto para Medio Oriente, agregó el texto.

Por su parte, el jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erekat, pidió el viernes a la comunidad internacional que presione a Israel para que abandone el proyecto de los nuevos barrios israelíes en el sector árabe de la ciudad.

Según EFE, Erekat recalcó, en mensajes dirigidos a los miembros del Cuarteto, que la construcción de esas nuevas colonias aniquilaría todos los esfuerzos realizados para un acuerdo de paz basado en la solución de dos Estados.

En el área metropolitana de Jerusalén oriental, que se extiende desde Ramala a Belén, «se concentraba históricamente entre el 30 y el 40 por ciento de la actividad económica palestina», abunda Erekat, quien subraya el perjuicio que supone una zona fragmentada y que se separe esa parte de la ciudad del resto de Cisjordania.

Esto pone en peligro de superviviencia a las viejas comunidades palestinas, tanto cristianas como musulmanas, de Jerusalén, concluye.

El este de Jerusalén, un sector de la ciudad donde residen más de 200 000 israelíes junto a 245 000 palestinos, fue arrebatado y anexado ilegalmente por Israel después de la Guerra de los Seis Días, de junio de 1967.

Los palestinos, asistidos por el derecho internacional, reclaman ese sector de la ciudad como la capital de su futuro Estado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.