Países más ricos no acuerdan reducción concreta de gases contaminantes

El presidente Vladimir Putin, hace propuesta a Bush sobre escudo antimisiles que proteja a EE.UU., Rusia y Europa

Autor:

Juventud Rebelde

Decenas de manifestantes han sido detenidos por la policía germana durante las protestas contra la cumbre del G-8. Foto: AFP HEILIGENDAMM, Alemania, junio 7.— Los líderes de los ocho países más industrializados del mundo (EE.UU., Rusia, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Canadá y Japón), reunidos hasta el viernes en este balneario germano, acordaron un «compromiso» para reducir de forma «sustancial» las emisiones de gases de efecto invernadero bajo el amparo de Naciones Unidas.

Según el diario español El País, aunque la canciller federal, Angela Merkel, anfitriona del encuentro, calificó este paso de «gran éxito», no logró que la Casa Blanca aceptara la propuesta alemana de reducir a la mitad de aquí a 2050 las emisiones de los gases que provocan el calentamiento terrestre.

Los límites concretos a esas emisiones podrían fijarse, añade el despacho, a partir de las negociaciones que comenzarán en diciembre próximo en Bali (Indonesia) bajo los auspicios de la ONU.

El plan del presidente de EE.UU., George W. Bush, abogaba por reunir a los 15 países más contaminantes del planeta para llegar a un acuerdo sobre la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, pero sus socios del G-8 lo «convencieron», al menos, para que los debates se incluyan en un proceso global pilotado por la ONU.

Otro punto de interés durante la jornada, fue el ofrecimiento que hizo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a su homólogo de EE.UU., George W. Bush, sobre el uso de un radar en Azerbaiyán, como parte de un escudo antimisiles que proteja a EE.UU., Rusia y Europa.

Putin hizo esta oferta en una entrevista bilateral durante la cumbre, como una «alternativa» al plan estadounidense de emplazar un sistema de radares en la República Checa y uno de misiles interceptores en Polonia, para detener supuestas amenazas de Irán o Corea del Norte. El proyecto de la Casa Blanca había provocado que Moscú advirtiera que apuntaría sus misiles hacia esos dos países europeos.

El mandatario ruso expresó que si Washington y Moscú cooperan con transparencia «no habrá problemas», mientras que Bush calificó la idea de «interesante». EE.UU. formó un grupo de trabajo para estudiar dicha propuesta.

El radar situado en Gablá, a 250 kilómetros de Bakú, la capital de Azerbaiyán, que Rusia alquila desde 2002, le permite detectar la trayectoria y los eventuales blancos de misiles procedentes de Irán o Iraq. El sistema es capaz de detectar los lanzamientos de misiles desde bombarderos, buques y submarinos norteamericanos, calcular su trayectoria y definir los blancos y el momento del impacto, en un radio de 6 000 kilómetros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.