Esfuerzo a favor de la identidad americana

En el corazón de la capital yucateca, el proyecto Centro Cultural Nuestra América propone la salvaguarda de nuestras raíces

Autor:

Marina Menéndez Quintero

El jefe de obra muestra los diagramas donde se ubicarán los diferentes locales. «Eminentemente martiano». Esa es la principal característica que puede adjudicarse al que será Centro Cultural Nuestra América, una instalación para el rescate y la salvaguarda de la identidad latinoamericana que se erige en Santiago, uno de los barrios de más historia de Mérida, la capital del estado mexicáno de Yucatán.

El Centro acaba de recibir su simbólica primera paletada de tierra y ya se han emprendido las labores de reconstrucción para recuperar y acondicionar la espaciosa y antiquísima casa que lo acogerá, al tiempo que se realizan los primeros trabajos en las áreas que lo rodean: otrora patios o jardines donde ahora se edificará un nuevo edificio de tres plantas, adjunto a la casa original. Allí estarán la biblioteca, la sala para internautas, otra para la lectura, el salón de conferencias, y una cafetería. En la parte posterior del edificio se erigirán cuatro apartamentos para dar hospedaje a los investigadores que vengan de afuera.

El Centro es fruto de la iniciativa del prestigioso diario Por Esto!, que circula en los estados de Quintana Roo y Yucatán, y se materializa con su empeño, para resultar una suerte de punto de encuentro de intelectuales de toda la región interesados en la cultura local y americana, incluyendo a expertos de Estados Unidos, desde donde más de un estudioso ha expresado su interés.

El propósito, explica Mario R. Menéndez, director de Por Esto!, es «rescatar y exponer todo el patrimonio cultural nuestro y lo relacionado con nuestra cultura como América Latina». Por eso, añade, se le llama «Nuestra América»: «un concepto eminentemente martiano».

La instalación «estará al servicio de investigadores especializados en la cultura maya o en el aspecto geográfico peninsular», abunda Menéndez aludiendo a Yucatán, asiento importantísimo de la civilización maya, y donde pervive aquella gran cultura tanto en la gente, como en ruinas de ciudades magníficas de los ancestros entre las cuales sigue siendo noticia y punto de mira Chitchén Itzá, a escasas dos horas por carretera de Mérida, la capital del estado yucateco, entre otras.

De hecho, la misma casa escogida para el proyecto es una evocación de los tiempos posteriores pero todavía cercanos a la conquista española que, habiéndose completado ya en el centro mexicano con la caída del imperio de Tenochtitlán bajo las huestes de Moctezuma en 1521, demoró aún 20 años más en concretarse en Yucatán como resultado de la resistencia maya, apuntan los historiadores.

Aunque no está claro el origen de la casona, espacios hechos en las esquinas de las paredes cuando estas se construyeron, a semejanza de pequeños altares para colocar allí iconos de las deidades, hacen pensar que la vivienda perteneciera a la llamada aristocracia maya, sucesores de aquella cultura indígena y fundadores de Santiago. Revivir el barrio y contribuir a su rescate cultural, está también entre los objetivos del Centro.

Con esfuerzo propio, Por Esto! atesora ya un fondo para su biblioteca que reúne entre 125 000 y 130 000 ejemplares, entre los que se cuentan libros y folletos del siglo XVI.

«Estamos tratando de defender nuestra identidad, nuestra soberanía y, al mismo tiempo, involucrar a todos los pueblos de América Latina», puntualiza Menéndez. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.