Crucero japonés por la Paz vuelve a Cuba

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Interesados en conocer de cerca la realidad de la Mayor de las Antillas, los miembros del Peace Boat llegarán a Santiago de Cuba el próximo día 15 

Interesados en su mayoría en conocer de cerca la realidad cubana, su pueblo y su vida, llegará a Santiago de Cuba, el próximo día 15, el crucero japonés Por la paz (Peace Boat) que trae consigo mil personas.

Según explicó en conferencia de prensa Aya Igarashi, organizadora del proyecto, el Peace Boat desarrolla sus principales actividades mediante la formación de cruceros educativos por la paz a bordo de un gran barco de pasajeros, «donde se crea un espacio neutral y móvil que permite a sus participantes superar fronteras e iniciar relaciones de cooperación y diálogo en mar abierto y en los puertos que visitamos».

Se basan en la filosofía de que cualquier problema que sufra una comunidad es un reto global que debe ser afrontado mediante la cooperación entre personas, organizaciones y gobiernos del mundo. «No intentamos imponer ideas, sino invitamos a quienes nos siguen a interiorizar todo lo que han aprendido en cada país que visitamos», apuntó.

Esta idea nace —detalló Akira Uchimura, otro de los organizadores del grupo— ante la necesidad de generar espacios de encuentro entre los japoneses y el resto de las naciones del mundo.

Cinco jóvenes de esa nacionalidad iniciaron, hace 23 años, este proyecto que hoy ha llegado a convertirse en un novedoso espacio de encuentro entre ciudadanos provenientes de países de todo el mundo; un fórum flotante que posibilita diálogo, fraternidad, estudios y acción.

El barco parte de Tokio, la capital japonesa, cada tres meses, y en él se enrolan mil personas de cualquier edad, todos con un solo objetivo: conocer de primera mano la realidad de los casi 25 países que visitan.

A su llegada al puerto de Santiago de Cuba, el próximo día 15, el Crucero por la Paz tiene preparado un número importantes de actividades para desarrollar en los dos días que estarán en tierra santiaguera.

Durante su estancia en Santiago de Cuba, los visitantes podrán disfrutar de excursiones, participar en actividades de baile, practicar el béisbol y conocer directamente diversos aspectos de la sociedad cubana.

El periplo más demandado por los viajeros, informó Aya, es el llamado «Tras las huellas de la Revolución», que los llevará a las inmediaciones de la Sierra Maestra.

Peace Boat ha visitado en 16 ocasiones esta Isla lo que implica, durante tres meses, la prohibición de tocar puertos norteamericanos, debido a las leyes del bloqueo que el gobierno de Estados Unidos ha impuesto contra Cuba, hace casi cinco décadas.

Por este motivo —comentan— al principio se les hacía difícil y costosa la travesía debido al trayecto que debían recorrer. «Pero nada de eso es importante porque lo que queremos es venir a Cuba», sentenció Aya Igarashi.

Peace Boat es una organización no gubernamental y no lucrativa, de ámbito internacional y con sede central en Japón, que trabaja para promover la paz, los derechos humanos, el desarrollo justo y sostenible y el respeto por el medio ambiente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.