Contra el imperialismo desde Estados Unidos

Jóvenes norteamericanos condenan al gobierno de su país y apoyan la revolución latinoamericana

Autor:

Juventud Rebelde

Emily, Michael y Jacob eran estudiantes en el momento que ingresaron a la Juventud Socialista. QUITO.—Probablemente la delegación más pequeña que asiste al XV Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes la integran Emily Paul, Michael Ortega y Jacob Perasso. Son de la Juventud Socialista de Estados Unidos, pero sienten las causas latinoamericanas como propias.

Ellos están en Quito, Ecuador, con los estudiantes de la OCLAE; mientras un grupo de amigos participa en la Feria Internacional del Libro en Caracas, Venezuela. No quieren perderse ni un detalle del alba americana.

En estos días se mezclan con el resto de los participantes. Escuchan con atención sus testimonios y cuentan de sus acciones en pleno corazón del Imperio.

Emily estuvo en el Congreso anterior en Guadalajara, México. Esta vez ha regresado porque «siempre es un lugar donde podemos compartir experiencias, aprender de la lucha de otros y saber lo que está sucediendo en esta parte del mundo.

«Hay varias maneras en las que podemos actuar conjuntamente con el movimiento estudiantil. Por eso hemos venido acá, para conocer a otros progresistas y antiimperialistas y buscar juntos nuevas formas para combatir».

Michael quiere enterarse de lo que sucede en Colombia, en Ecuador, en Venezuela... «Los medios de comunicación en Estados Unidos están totalmente cerrados a esas realidades, los dominan las grandes empresas de la comunicación que no dan brecha. Nosotros queremos abrir las puertas para el intercambio entre los pueblos latinoamericanos y estadounidense».

La organización a la que pertenecen la integran estudiantes y trabajadores en su mayoría, y también obreros del campo. Uno de los centros de su programa es a favor de los derechos de los inmigrantes en los Estados Unidos. Reclaman mejoras en sus condiciones laborales y de vida. Además, forman parte de los grupos de solidaridad con Cuba que piden libertad para los Cinco.

«También organizamos marchas para apoyar a la Revolución Bolivariana —añade Emily— y nos pronunciamos contra la guerra. Integramos esa vanguardia que lucha contra el imperialismo desde dentro de EE.UU.».

Jacob recuerda su visita a Cuba en 1993 como el punto definitorio para su ingreso a la Juventud Socialista.

«No hay un movimiento estudiantil en EE.UU. con fuerza, pero sí existe mucho interés entre los jóvenes por la lucha en Cuba, en Venezuela y en otros sitios del mundo», asegura Emily. Estamos aquí para fortalecer esos vínculos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.