Estados Unidos rechaza prohibición de las bombas racimo

Delegaciones de 103 países se reúnen en Ginebra para prohibir el uso de esos explosivos que han causado numerosas víctimas civiles

Autor:

Juventud Rebelde

Un niño víctima de una bomba racimo durante la agresión militar de Israel al Líbano. Foto: AP GINEBRA.— Estados Unidos reiteró su oposición a prohibir las bombas de racimo a través de un nuevo instrumento jurídico sobre armas convencionales, que discuten expertos sobre el tema esta semana en esta sede europea de Naciones Unidas, reportó EFE.

«No se necesita prohibir cierto tipo de armas, sino que los Estados usen las bombas de racimo de manera responsable», declaró al respecto el delegado estadounidense.

La utilización de estos explosivos en conflictos armados ha causado numerosas víctimas civiles, por lo que la mayoría de los 103 países presentes en la cita, apoyan la prohibición total de la producción, uso y transferencia de bombas de racimo.

Durante la reunión, que se extenderá hasta el viernes, se definirán las cuestiones previas al lanzamiento de negociaciones formales acerca de un nuevo protocolo de la Convención de la ONU sobre Armas Convencionales con efectos inhumanos.

No obstante, potencias que producen y poseen ese tipo de municiones —entre ellas EE.UU., China y Rusia— rechazan la posibilidad de proscribirlas definitivamente, informó EFE.

EE.UU. considera que «hay malos usuarios, no malas armas», según declaró la fuente estadounidense, quien también reconoció que el uso de bombas de racimo ha dado lugar a «preocupaciones humanitarias que hay que resolver».

La primera potencia mundial anunció además su intención de crear una «fuerza de reacción rápida» para operaciones humanitarias que requieran el retiro de explosivos remanentes.

Washington convocará en breve una licitación para desarrollar esa fuerza, «cuyos integrantes estarán entrenados y equipados para maniobrar con explosivos remanentes, armas ligeras, bombas de racimo, minas antipersonales y otras armas convencionales encontradas en países que han sufrido guerras», según reportes de EFE.

Sin embargo, Estados Unidos ha lanzado estos proyectiles altamente letales en todas las guerras que ha protagonizado en los últimos tiempos, incluidas las de Afganistán e Iraq, y es suministrador de ese armamento a otro de sus mayores empleadores, Israel, que las utilizó profusamente en la agresión al Líbano en 2006.

Las bombas de racimo o bombas clúster se lanzan desde el aire o desde la superficie, y sobre una altura concreta, se abren, y dejan caer cientos (300 como máximo) de sub-municiones o bombetas de diversos tipos, con alto nivel de explosividad.

Las bombetas esparcidas tienen un rango de fallo de entre un cinco y un 30 por ciento, por lo que pueden quedar enterradas sin explotar instantáneamente, y hacerlo tiempo después de terminada la guerra. Estas sub-municiones son peligrosas para la población civil, especialmente para los niños por sus formas llamativas, como pelotitas de tenis o latas de refrescos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.