Los cinco cubanos antiterroristas deben ser condecorados y no condenados

Autor:

La Ministra del Estado venezolano para los Asuntos de la Mujer revela a JR detalles del apoyo solidario de su pueblo y Gobierno a la causa de esos luchadores contra el terrorismo

CARACAS, Venezuela.— Como mujer yo siento vergüenza de este momento de la historia, ante las generaciones futuras. ¿Cómo pudimos soportar tantos años a gente tan torpe, tan cruel, tan inhumana y tan prepotente? ¿Cómo es que todos los pueblos no estamos ya derribando ese imperio monstruoso? ¿Cómo el sistema de justicia de Estados Unidos condena a cinco hombres, cuyo único delito cometido es el de amar a su Patria, mientras aplaude al principal criminal y terrorista de la región?

Con voz dulce, pero con una firmeza que impresiona, María León, ministra para los Asuntos de la Mujer, de la República Bolivariana de Venezuela, deja sentada su convicción de que «en el caso específico de Cuba, la solidaridad forma parte de nuestra militancia revolucionaria».

La afirmación la hace en un encuentro para conocer los detalles de la Campaña de Solidaridad de las Mujeres Venezolanas con los Cinco Héroes cubanos presos en Estados Unidos.

«Antonio, Gerardo, René, Fernando y Ramón cumplieron diez años prisioneros del imperio, sin haber cometido un delito, solamente por cumplir la misión de evitar que desde el suelo norteamericano se desarrollaran acciones te- rroristas contra la heroica República de Cuba», recuerda esta mujer que desde muy joven se vinculó a jornadas solidarias, como aquella de «Un bolívar para la Sierra Maestra», en la que el hermano pueblo venezolano apoyó a los combatientes del Ejército Rebelde.

«Ahora mismo —reconoce— estamos ante una gigantesca injusticia. Es un absurdo mantener en prisión a cinco personas inocentes. Es inaudita la total arbitrariedad de la “justicia” norteamericana. En vez de condenar a estos muchachos deberían ser condecorados».

El pueblo venezolano —abunda la Ministra— está viviendo un momento especial, en el que el Presidente Hugo Chávez ha pedido reimpulsar la Revolución Bolivariana en toda su dimensión; y qué aspecto más hermoso para el reimpulso que el de la solidaridad. «Decía una poetisa latinoamericana que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Entonces nuestro reimpulso, hablo en nombre del Estado, abraza la solidaridad con Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando, René, sus madres, esposas, hijos e hijas; abraza la solidaridad con Cuba y su pueblo».

El Presidente Chávez nos ha llamado a concretar esa solidaridad. Ante esa especial petición, nos hemos juntado el Instituto Nacional de la Mujer, el Banco de Desarrollo de la Mujer, la Misión Madres del Barrio, la Ministra del Estado para Asuntos de la Mujer y el Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela-Cuba, para emprender un plan de acción que acompañe la exigencia de inmediata libertad para los Cinco y el cese de la doble moral del gobierno estadounidense frente al terrorismo».

Una rosa para los Cinco es el nombre que le hemos dado, explica, a esta campaña nacional que convoca a todas las mujeres de aquí y del mundo, y que no solo nos mantendrá en la lucha por la justicia, sino que también contribuirá al fortalecimiento de la conciencia solidaria antiimperialista y antiterrorista de los pueblos de Venezuela y Cuba.

—¿Cuáles son los escenarios y acciones donde se concretará?

María León —Nos desplegaremos en una batalla nacional, en todos los escenarios posibles. Desde los espacios locales y comunitarios hasta los medios de difusión comunitarios y alternativos, y fuera de fronteras. Lo primero, y lo permanente, es la divulgación y el análisis del caso de los Cinco, así como de las víctimas del terrorismo de Estado en Venezuela, por medio de talleres, conversatorios, video-foros, encuentros y acciones que ya se han venido materializando.

«Otra acción importante es el envío de tarjetas-mensaje al Departamento de Estado de Estados Unidos, en las que le solicitamos que otorguen visas a Olga Salanueva y Adriana Pérez. Lo iniciamos en la oficina postal enclavada en la Plaza La Candelaria, aquí, en Caracas, y se multiplica en todos los estados de nuestro país.

«Otro momento de la campaña será el de la realización de un concurso nacional Una carta a los Cinco, en la que las mujeres expresarán todo el sentimiento y las ideas de solidaridad que despierta la valentía de estos hombres y la constancia de sus familias y el pueblo cubano. Las cartas serán enviadas directamente a las prisiones que retienen injustamente a los héroes cubanos.

«También organizaremos una jornada nacional de repudio a Posada Carriles, en la que dejaremos constancia de nuestro total rechazo a la actuación desalmada y criminal del mayor terrorista de la historia de América Latina.

«Se prevé la realización de recitales de música y poesía, murales, vallas, afiches... toda una muestra permanente de nuestra denuncia».

—¿Por qué Una rosa para los Cinco?

—Elegimos ese nombre para la campaña inspiradas en la poesía de José Martí. Estoy segura de que él mismo le enviaría una rosa a los Cinco, al amigo sincero y hasta para el cruel agresor. Martí inspira casi todas nuestras luchas. No hay momento en nuestra vida revolucionaria que no esté una frase, un pensamiento, una orientación del Apóstol de Cuba.

«Y para la mujer la rosa es sinónimo de amor, pasión, ternura, de los más hermosos sentimientos. Estamos hablando de que nuestras mujeres y nuestros pueblos se unan en esta lucha, con mucho amor, porque los Cinco lo necesitan y el amor todo lo puede».

El envío de tarjetas-mensaje a la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice es una de las acciones de la campaña Una rosa para los Cinco.

Con estas, abunda la Ministra venezolana, comenzó a concretarse nuestra solidaridad, tal como nos pidió el Presidente. «Como cubanos ustedes saben que Olga Salanueva y Adriana Pérez no han podido visitar a sus esposos, desde hace casi diez años.

«La negación reiterada del otorgamiento de visas ha aumentado el sufrimiento de estas personas, algo totalmente ignorado por el sistema de justicia de Estados Unidos.

«Todos los jueves las mujeres venezolanas irán a las oficinas postales del país a depositar estas tarjetas-mensaje para acompañar a Olguita y Adriana en la justa petición de reencontrarse con sus esposos».

—Luis Posada Carriles es para la mujer y el pueblo venezolanos un hombre demasiado bien conocido. ¿La denuncia de su libertad forma parte de la campaña?

—A Posada lo conocemos muy bien. Cinco héroes permanecen presos en Estados Unidos, mientras el terrorista Luis Posada Carriles pasea impunemente por las calles de ese país... ¿Acaso podríamos obviar eso? No.

«Una rosa para los Cinco tiene como objetivos también la denuncia activa de la violencia, el terrorismo de Estado y las agresiones a nuestras mujeres y pueblo y la divulgación de situaciones vividas en nuestro país durante la represión política de las últimas cuatro décadas del siglo XX.

«La solicitud de que se practique la justicia con el criminal confeso Posada Carriles, el Comisario Basilio para muchos venezolanos, está también entre nuestras prioridades. Acá tenemos a dos víctimas de este terrorista que se han convertido en activas voceras de nuestras acciones de solidaridad con Cuba. Las hermanas Brenda y Marlene sufrieron en su propia piel la crueldad de este asesino. Una de ellas, Brenda, cuando estuvo presa por Posada, tenía ocho meses de embarazo, y el Comisario Basilio mandó a matar a esa semilla “antes que nazca”. Esas mujeres están aquí, testimoniando semejante terror.

«Mataron a ese niño, como también a su padre y al tío, pero ahí está su madre reclamando justicia para su asesino, acusándolo, luchando para que se conozca la verdad. Posada Carriles debe venir para Venezuela. Nosotros lo estamos reclamando. Él tiene deudas con este pueblo y debe saldarlas. Por él también murieron nuestros hermanos en el avión de Cubana, en Barbados. Debe responder ante el pueblo venezolano por tanta crueldad. Y el imperio también. Esa administración denuncia el terrorismo, pero aplaude a los terroristas.

«A todos nosotros nos toca revelar esa doble moral, esa farsa del imperialismo. Hablan de paz y tienen al mundo en guerra; hablan del terrorismo y tienen aterrorizada a la humanidad; hablan de lucha antidroga y ellos mismos la compran y la llevan a todas partes. No les duele ni su pueblo».

—¿Considera imprescindible al pueblo de Estados Unidos en esta campaña internacional?

—Por supuesto. Los hijos de esa nación deben ser parte activa de esta lucha, porque las injusticias se cometen desde allí, el terrorismo se practica desde allí y el control hegemónico sobre nuestros pueblos se ejerce desde allí.

«Rosas blancas van también para ese pueblo, cuyo gobierno tiene hoy en cautiverio, injustamente, a nuestros cinco héroes cubanos. Desde aquí le enviamos una rosa blanca para que detenga la mano de sus criminales gobernantes; para que piense en las rosas blancas que tiene que llevar a las tumbas de sus hijos que están muriendo en Iraq y en muchas partes del mundo, porque ese gobierno torpe, cruel, terrorista, lleva a sus propios hijos a la muerte, y a los hijos y las hijas de todas las madres del mundo; para que conozcan del sufrimiento, por años, de madres, esposas e hijos de cinco hombres amantes de la paz».

María León no vacila cuando afirma que la mujer y el pueblo venezolanos, y las mujeres y los pueblos del mundo, pueden lograr la libertad de los Cinco. «En este momento, en que el movimiento de solidaridad crece, se junta y actúa, tenemos que empujarlo más y más, con todo nuestro amor e iniciativas concretas desde cada país, cada sociedad, cada pedacito de nosotros. No es la primera vez que los pueblos rescatan a prisioneros del imperio. Las mujeres y los pueblos lo pueden lograr. Si las mujeres se empeñan, esos héroes van a ser libres. Estoy segura.

«Queremos que se respeten los derechos de Olguita y Adriana, que ellas puedan visitar a sus esposos René y Ramón; queremos que se haga justicia con el terrorista Luis Posada Carriles y queremos la libertad de los Cinco para que ellos nos visiten, aquí, en Venezuela, con sus esposas, hijos y familiares, para que las presentes y futuras generaciones conozcan la inmensa obra de amor que estos hombres le han erigido a su Patria», concluyó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.