El socialismo cuenta con el poder consolidado abajo - Internacionales

El socialismo cuenta con el poder consolidado abajo

Declaran formalmente concluido el proceso electoral venezolano. Los cómputos siguen mostrando la profundización del poder bolivariano en municipios y parroquias

Autor:

Marina Menéndez Quintero

CARACAS.— La exitosa conclusión del proceso electoral venezolano se confirma con la proclamación de los ganadores en cada uno de los 602 cargos electos, al tiempo que las localidades se alistan para emprender la que el presidente Hugo Chávez ha anunciado como nueva etapa de la Revolución, propósito para el que cuenta no solo con 17 de las 22 gobernaciones renovadas sino, sobre todo, con el poder consolidado abajo.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, declaró formalmente culminado el proceso, del que destacó la limpieza y rapidez, así como el civismo y modo democrático con que la población acudió a las urnas, en una jornada que destacó por su carácter pacífico y la notable asistencia, inédita en comicios regionales.

«Hemos cumplido, nuestro sistema electoral funcionó», ratificó Lucena el jueves, en conferencia de prensa durante la cual también encomió la actitud de la ciudadanía: «El país entero respondió», aseveró.

Totalmente listos ya, los cómputos siguen mostrando la profundización del poder bolivariano en municipios y parroquias: allí donde puede apreciarse mejor la obra de la Revolución, y donde están los soportes para profundizar las conquistas, incluso dentro de los estados cuyas gobernaciones fueron obtenidas por representantes de partidos o grupos opositores.

Así ocurre en Miranda, que este viernes fue escenario de la primera marcha convocada desde los poderes comunales para advertir al electo gobernador Enrique Capriles Radonski —de triste recordación por su protagonismo en los saqueos y ataques del golpe de abril de 2002— que no se dejarán arrebatar las conquistas.

El «llamado de atención» a Capriles no llega gratuitamente. Mientras en sus primeras presentaciones postelectorales, emite un discurso de conciliación y presunta disposición a cooperar con el Gobierno, grupúsculos ataviados con las camisetas que identifican su campaña han protagonizado actos de terror y agresiones contra consejos comunales, y contra concentraciones del PSUV que festejaban el triunfo de sus candidatos.

Enérgicas, las masas ratifican que defenderán los logros de la Revolución, luego de escucharse también denuncias de que la nueva gobernación de Miranda y las de otras regiones se dispondrían a cesar algunas de las misiones sociales —principalmente las educativas—, artífices del achicamiento de la inmensa desigualdad que la IV República legó al proceso bolivariano.

Los análisis cuantitativos siguen siendo imprescindibles para apreciar la fuerza de tales llamados a la cordura, cuando el cierre oficial de los conteos permite ya apreciaciones absolutas.

Mal hacen en envalentonarse los escasos candidatos opositores que obtuvieron mayoría en las gobernaciones de tal o más cual región. Comparando el total de habitantes de los cinco estados donde las ganaron (Miranda, Zulia, Nueva Esparta, Carabobo y Táchira), y los de la Alcaldía Mayor de Caracas (obtenida por el también golpista Antonio Ledezma), las cuentas de los analistas dicen que a favor de la oposición votó solo el 18 por ciento del total de la población.

Es obvio, entonces, hacia donde apostaron las mayorías. Quizá, por eso, ha trascendido que Ledezma no despachará desde las oficinas que ha tenido la Alcaldía Mayor hasta hoy, sino desde una sede nueva en el elegante barrio de Chuao, pues allí la gente es «más refinada». Pero muchos presumen que prefiere no estar rodeado de pueblo, porque sabe que la mayoría de las parroquias caraqueñas votaron «rojito».

En general, las cifras del CNE han ratificado la adjudicación al PSUV de 265 alcaldías en todo el país, que constituyen el 80 por ciento de las más populosas y conforman alrededor del 77 por ciento del territorio nacional. También predominan los chavistas en 19 consejos legislativos del país.

En declaraciones desde la sede del PSUV, tras darse a conocer el primer parte electoral en la misma madrugada del lunes, el presidente Hugo Chávez manifestó la disposición de trabajar con los candidatos opositores electos, y su deseo de que «se dediquen a atender al pueblo» y desempeñen su labor «con respeto al Gobierno y a las instituciones».

Pero el líder bolivariano también ha advertido que no habrá espacio para otras pretensiones. Así lo confirma —este viernes en Miranda— la reiterada disposición de las bases bolivarianas a defender la Revolución.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.