La maldición de ser albino en África - Internacionales

La maldición de ser albino en África

La falta de pigmentación en la piel que padecen estos seres humanos es un estigma en muchos países de África

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Una niña de seis años decapitada y desmembrada ante sus padres, en Burundi; dos madres atacadas con machetes porque se negaron a entregar a sus hijos, esta vez en Tanzania; también en este país, un detenido por intentar vender a su esposa por 2 000 euros a dos hombres congoleños, son algunas de las agresiones producidas en solo una semana.

Y ahora usted se preguntará el porqué de tanto crimen. O, ¿cuál era el pecado de estas víctimas? Solo ser albinos, condición genética que los martiriza al punto de que otros seres inescrupulosos los utilicen para lucrar.

La falta de pigmentación en la piel que padecen estos seres humanos es un estigma en muchos países de África. Con frecuencia son acusados de brujería y sufren el repudio de sus comunidades y familiares.

Pero en los últimos tiempos se ha desatado una monstruosa creencia que, alimentado por el fetichismo y la superstición, los hacen víctimas de un macabro contrabando.

La masacre obedece a que los curanderos tribales de la zona preparan supuestas «pócimas mágicas» a partir de la sangre y trozos de la anatomía de estas personas que podría ayudar a conseguir riquezas a aquellos que la ingieran. Según la tenebrosa costumbre, un niño albino es una «maldición» y por ello viven como apestados y apartados de la sociedad.

Sus brazos, piernas, pelo, piel y genitales han subido de precio en el mercado africano de la magia negra.

En Tanzania, un país de 39 millones de habitantes, se estima que hay cerca de 270 000 albinos. En los últimos meses al menos 15 de ellos han sido asesinados y mutilados.

La macabra práctica ha cruzado al cercano Burundi, al punto de que un grupo de 50 albinos ha tenido que refugiarse en un centro provincial habilitado por las autoridades para ellos, lejos de sus inescrupulosos captores.

El albinismo es una condición en el organismo ocasionada por una deficiencia de la sustancia melanina, que se encarga de dar pigmentación a la piel.

Según han podido determinar las autoridades tanzanas, este crimen está asociado al sector de la minería porque, según ciertas supersticiones, las partes de los albinos dan buena suerte, ya sea para librarse de morir en los yacimientos o para encontrar las mejores vetas.

Según declaraciones de Samuel Mluge, presidente de la asociación de albinos de Tanzania (TAS, en inglés), este gravísimo problema va más allá de sus posibilidades y lo más peligroso es que se está extendiendo y debe ser atajado por las autoridades de la Unión Africana.

Solo en el mes de octubre se detuvo a medio centenar de brujos y personas involucradas en los ataques a albinos, que se suman al más de un centenar de las detenidas desde abril, cuando Benjamin Mkapa, el presidente tanzano, condenó la práctica y designó a una parlamentaria con albinismo para defender los derechos de la comunidad marginada.

Reagrupados y luego recluidos en centros asistenciales y con protección policial día y noche, estos seres humanos que hoy viven aterrorizados por su suerte, solo piden ayuda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.