Festeja el pueblo venezolano con Chávez los diez años de Revolución - Internacionales

Festeja el pueblo venezolano con Chávez los diez años de Revolución

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Apoyo multitudinario a enmienda para la reelección

CARACAS.— Los diez años de la Revolución venezolana encuentran a sus bases envueltas en una nueva batalla: la enmienda constitucional que permitiría la reelección continua, lo que abriría las puertas para que el presidente Hugo Chávez pueda volver a postularse.

Quienes vean un poco más allá del nuevo suceso electoral que se avecina —pues el cambio a la Constitución lo aprobaría el pueblo en referendo— entenderán que el propósito no está animado por el mero hecho de mantener a un hombre en el poder.

El paso resulta ineludible —se dé ahora o después— para seguir conduciendo al país por el sendero socialista que votaron las mayorías el pasado día 23: Chávez es el líder indiscutible de ese proceso, y los cuatro años que restan a su actual mandato constitucional no alcanzarían para concretar proyectos indispensables, además, para materializar ese camino.

La vía legislativa para el cambio constitucional se fue perfilando a lo largo de la semana que culmina, y luego de descartarse la posibilidad de solicitarlo mediante la recogida de las firmas de, al menos, un 15 por ciento del padrón electoral: opción válida y posible, pero más demorada y engorrosa que la presentación de la enmienda por parte del legislativo con el sostén, abajo, del pueblo, como lo decidió la directiva del PSUV el viernes.

Aunque las puntualizaciones en el plano legal la harán los diputados la semana que abre, puede decirse que ya ha comenzado esa campaña popular de respaldo que, no obstante, quedará plasmado también con las rúbricas del pueblo.

Los argumentos para tal aseveración no están solo en los múltiples pronunciamientos de apoyo que ha generado la idea en los sectores populares. La más contundente muestra de aprobación la dieron las masas concentradas este sábado alrededor del Balcón del Pueblo en Miraflores, donde festejaron con Chávez la primera década de Revolución.

«Ha mandado bien», dijo a periodistas Jesús Camejo, uno de los manifestantes, en alusión al líder bolivariano. «No hay otro que lo pueda hacer como él».

Carteles con lemas como «Chávez no se va» —emblema de la nueva campaña— y «Enmienda ya» matizaron la inmensa concentración, que cerró al iniciar la noche con fuegos artificiales que iluminaron el cielo caraqueño.

La propuesta promete hacer de estas unas Navidades atípicas, convertido lo que resta de diciembre —días habitualmente dedicados enfáticamente al festejo—, en jornadas de movilización que tienen como antecedente las elecciones regionales recién celebradas. A pesar de que algunos puedan verlo como posible razón para el agotamiento, la cercanía de aquel proceso puede resultar, por el contrario, eficaz «entrenamiento».

Los batallones electorales, organizados y todavía «calientes», y la constatada consolidación del PSUV son elementos a tomar en cuenta, así como la votación total obtenida por la Revolución, a favor de cuyos candidatos se logró un total de más de cinco millones de votos frente a los cerca de 3,8 millones de la oposición.

Aunque, en un inicio, se pensó en la posibilidad de una acción más completa que remitió a algunos a la reforma constitucional sometida a consideración —y no aprobada— en diciembre de 2006, el trámite ahora promete ser mucho más directo y sencillo, pues consistirá solo en el cambio del artículo 230 de la actual Constitución, de donde se suprimiría apenas una frase. Ello permitiría que los revolucionarios puedan proponer a Chávez como su candidato en las presidenciales de 2012.

Si, como se espera, la Asamblea Nacional concreta la propuesta en las dos sesiones extraordinarias que ha convocado a partir de este lunes —para lo que necesitará el voto de un tercio de los legisladores—, el próximo paso estaría en manos del poder electoral, encargado de certificar la pregunta que, después, sometería a consideración del electorado.

Una vez que reciba la iniciativa formal de manos de la Asamblea, el Consejo Nacional Electoral tiene 30 días para formalizar la convocatoria a la consulta. Según ha adelantado Chávez, el referendo se podría estar celebrando en febrero de 2009.

A partir de ahí, se iniciaría lo que el mandatario bolivariano ha identificado como la tercera etapa de la Revolución, período durante el cual deben consolidarse el poder comunal y desarrollarse las empresas socialistas, entre otros propósitos.

«El pueblo tiene en sus manos la palanca de las grandes decisiones que jalonan el camino», ratificó Chávez este sábado, al hacer un recuento histórico de los diez años que ha cumplido la Revolución.

Aunque sus detractores manipularán la enmienda como un intento chavista de «eternización» en el poder, el trámite es, por el contrario, otra evidencia de democracia participativa: a fin de cuentas serán las masas quienes digan, primero, si se dan la oportunidad de presentar a Chávez a la reelección y, luego, si lo mantienen en la presidencia, cuando acudan a las urnas en el torneo electoral de 2012.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.