Gerardo Hernández, uno de los Cinco antiterroristas cubanos da detalles sobre su misión en Estados Unidos - Internacionales

Gerardo Hernández, uno de los Cinco antiterroristas cubanos da detalles sobre su misión en Estados Unidos

Gerardo Hernández, uno de los Cinco antiterroristas cubanos presos injustamente en EE.UU., conversó vía telefónica, con Saul Landau, periodista de el Progreso Semanal

Autor:

Juventud Rebelde

(Esta conversación tuvo lugar el 1 de abril de 2009. El equipo de filmación de el Progreso Semanal recibió la aprobación del Departamento de Justicia para hablar con «el prisionero» en presencia de un funcionario de la prisión. Antes de su arresto en 1998, Gerardo dirigió las operaciones de los otros agentes de la Seguridad del Estado cubana que se infiltraron en grupos violentos en el área de Miami con el propósito de impedir que realizaran ataques terroristas contra instalaciones turísticas en Cuba. )

¿Cuál era su misión y por qué?

En EEUU en general y específicamente en la Florida, muchos grupos contemplaron y realizaron actos de terrorismo en Cuba. Estábamos acopiando información acerca de Alfa 66, Comandos F4, la Fundación Nacional Cubano-Americana y Hermanos al Rescate. Han pasado muchos años y espero que nada se me haya escapado, pero creo que esos eran los grupos principales en los que trabajábamos (infiltrados).

¿Qué supieron por medio de su infiltración?

Lo primero que supe fue la impunidad con que operaban esos grupos, violando las leyes de EEUU: la Ley de Neutralidad (de la década de 1790) que supuestamente significa que ninguna organización puede usar el territorio norteamericano para cometer terrorismo contra otro país.

En el caso de Alfa 66, los operativos abordaban una lancha rápida y disparaban contra objetivos en la costa de Cuba. Cuando regresaban a Miami, celebraban una conferencia de prensa y decían abiertamente lo que habían hecho.

Y cuando alguien les preguntaba, “Oigan, ¿eso no es una violación de las leyes de neutralidad?”, ellos respondían: “En realidad no, porque primero fuimos a uno de los cayos en algún lugar del Caribe y luego fuimos a Cuba. Así que técnicamente no partimos de EEUU.”. Lo hacían abiertamente y ninguna agencia norteamericana les exigió responsabilidad.

¿En qué años?

Esto ha estado sucediendo desde 1959. Personalmente comencé a dedicarme a esto desde la década de 1990. Como he estado aquí en la prisión de Victorville (California) desde hace unos 3 años, creo que en 2005 arrestaron a un cubano en este país con un arsenal, todo tipo de armas, todo tipo de armas en su casa. Y lo primero que dijo que, “Bueno, yo soy miembro de Alfa 66 y estoy usando esas armas en la lucha por la libertad cubana”. Esa fue su defensa.

¿Los Cinco de Cuba eran todos voluntarios? ¿Cómo se prepara uno para infiltrar a un grupo enemigo en un país enemigo? ¿Y luego actuar como si ustedes fueran enemigos de su propio país y amigos de ellos?

Sí, todos éramos voluntarios. En mi caso, yo no soy un militar de carrera. Estudié para diplomático. Me llevó 6 años obtener mi título en Relaciones Políticas Internacionales. Después fui a Angola, como parte de una misión internacional voluntaria. Y mientras estaba en Angola parece que llamé la atención de los servicios cubanos de inteligencia, y cuando regresé me propusieron esta misión. Dijeron, “Sabemos que estudiaste para diplomático, pero sabes que nuestro país tiene una situación con esos grupos terroristas que vienen de la Florida para cometer todo tipo de crímenes y necesitamos que alguien vaya y cumpla estas tareas”.

Pude haber dicho “No, estudié diplomacia. Quiero ser diplomático”, pero los cubanos, los que crecimos con la Revolución, sabemos que durante los últimos 50 años nuestro país ha estado en un entorno casi de guerra. En Cuba, él que no conoce personalmente a una víctima del terrorismo al menos sabe acerca del avión que estalló en pleno vuelo sobre Barbados, en el que murieron 73 personas (octubre de 1976). ¿Quién no sabe de la bomba puesta por un salvadoreño que dice que fue reclutado por Luis Posada, (en 1997) y que mató a Fabio di Celmo (un turista italiano y huésped del Hotel Copacabana en La Habana) para solo mencionar algunos actos? En un jardín de la infancia los contrarrevolucionarios pegaron fuego a un tanque de gas. Estas acciones son parte de la conciencia cubana. Así que dije a los oficiales de inteligencia: “Sí, estoy dispuesto a cumplir esa misión”.

¿Cómo logró usted infiltrarse en esos grupos? ¿Cómo convenció a gente como José Basulto (jefe de Hermanos al Rescate), por ejemplo

Para los cubanos, en este país todo está relacionado. Los cubanos en Estados Unidos tienen enormes privilegios que no tienen los ciudadanos de ningún otro país. Los cubanos llegan por cualquier ruta, incluyendo con pasaporte falso, y lo único que tienen que decir es: “Vengo en busca de libertad”, e inmediatamente EEUU les da todos los documentos necesarios. Así que en el caso de Basulto, por ejemplo, uno de nuestros compañeros que se infiltró en Hermanos al Rescate originalmente “robó” un avión en Cuba. René (Gonzáles, otro de los Cinco) pilotó el avión hasta aquí y, como es costumbre, fue recibido como un héroe. Recibió mucha atención y luego se unió a los Hermanos. Su tarea era acopiar información acerca de esa organización.

Así que si me pregunta cómo lo hicimos, digo que usamos como base para la infiltración los mismos privilegios que todos los cubanos reciben cundo llegan a este país, incluso a los que han traído a otros y han secuestrado aviones, o le han puesto una pistola en la cabeza al piloto. Vea a gente como Leonel Matías, que mató a alguien en un barco (en 1994 secuestró un barco en Cuba y mató a un oficial de la Marina). Él llegó aquí en ese barco, con su pistola, e incluso descubrieron el cadáver. Pero a pesar de todo eso no tuvo que enfrentarse a ningún proceso en el sistema judicial norteamericano. Esas personas automáticamente son amnistiadas. Así que usando exactamente ese tipo de ventaja, pudimos penetrar esas organizaciones hasta cierto nivel.

Cuando menciono a Hermanos al Rescate algunos pueden pensar: “Esa es una organización humanitaria que rescató a balseros”. Por el contario, mientras sus actividades se limitaron a rescatar a balseros no tuvieron problema con las autoridades cubanas. Lo que la gente no sabe es que José Basulto, el jefe de esa organización, tiene un largo historial. Él fue entrenado por la CIA y se infiltró en Cuba en la década de 1960. En 1962 fue a Cuba en una lancha rápida y cañoneó la costa cubana, incluso disparó contra un hotel. Hasta Basulto, con todo su historial conocido, no tuvo problemas mientras limitó sus acciones a rescatar a balseros. Sin embargo, en 1995 Estados Unidos y Cuba firmaron acuerdos migratorios que especificaban que los botes interceptados en alta mar ya no vendrían a Estados Unidos, sino que serían regresados a Cuba. En ese momento la gente dejó de donar dinero a Basulto y su organización porque dijeron, “¿Por qué vamos a dar dinero a la organización de Basulto? ¿Cuándo él llame a la Guardia Costera van a devolver a esos balseros a Cuba?”

Así que cuando Basulto vio que su negocio estaba en peligro, inventó esta invasión (en 1995) del espacio aéreo cubano como forma de que la gente siguiera donando dinero. Presentamos esta evidencia en nuestro caso. Si la prensa no ha querido prestar mucha atención a esto... bueno, no quieren tocar ese material. No les corresponde. Me refiero a la gran prensa. Los documentos están ahí, que prueban que Basulto y Hermanos al Rescate estaban probando armas hechas a mano para introducirlas en Cuba

Cuando Basulto prestó testimonio en nuestro juicio (en 2001), nuestro abogado le preguntó que pensaba hacer con todas esas armas. Todo esto se encuentra en las actas, aunque nadie parece querer prestarle atención. La gente tiende a hablar acerca de Hermanos al Rescate como si fuera una organización humanitaria, y omite la parte del terrorismo, como omite el hecho de que el FBI también penetró esa organización. El FBI tenía a alguien dentro del grupo que le daba información acerca de las actividades de los Hermanos. ¿Para qué va a penetrar el FBI a una organización humanitaria?

Saul Landau está realizando actualmente (con Jack Willis) un filme acerca de los Cinco de Cuba. Sus otros filmes están disponibles en DVD por medio de roundworldproductions@gmail.com. Landau es miembro del Instituto para Estudios de Política.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.