Aumentan tensiones en península coreana

Elevan EE.UU. y Corea del Sur nivel de alerta tras segunda detonación nuclear de la República Popular Democrática de Corea. Circula en la ONU proyecto de resolución nipo-estadounidense que sancionaría a Corea del Norte

Autor:

Juventud Rebelde

Marine sudcoreano emplazado en Yeonpyeong, Isla en el disputado Mar Amarillo. Foto: Getty Images NACIONES UNIDAS, mayo 28.— Estados Unidos y Japón hicieron circular en el Consejo de Seguridad de la ONU un borrador de resolución que condenaría la última prueba nuclear realizada el día 25 por la República Popular Democrática de Corea (RPDC), y que pide a los estados miembros del organismo internacional la aplicación inmediata de sanciones, pero hasta la semana entrante no se tomará una decisión sobre el texto por sus 15 integrantes.

Según ANSA, los embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad —Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China—, de Japón y Corea del Sur, examinan una serie de posibles sanciones, aunque ITAR-TASS dio a conocer las declaraciones del portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Andrei Nesterenko, en que asegura: «debemos revelar la paciencia y cordura en relación con Corea del Norte, no debemos recurrir al lenguaje de las sanciones».

Agrega la agencia noticiosa rusa que Moscú se pronuncia a favor de la solución político-diplomática de la situación creada y espera que las acciones de la RPDC no lleven al aceleramiento de la carrera armamentista en la región.

«Nos vemos obligados de constatar que la situación en torno a las acciones últimas de la RPDC sigue desarrollándose en el cauce que provoca una preocupación», destacó Nesterenko, porque «desestabiliza consecuentemente la situación en el Noreste Asiático»; sin embargo, agregó que lo más importante para todos los Estados interesados es «manifestar la máxima discreción», «tomar pausa y empezar a buscar las soluciones mutuamente aceptables que puedan dar inicio a la distensión en la región».

Nesterenko dijo que Rusia espera que «la RPDC comprenda que no tiene perspectiva apostar en la fuerza militar», y advirtió que «también esperamos que las acciones últimas de la RPDC no sean aprovechadas por otros Estados como pretexto para el incremento acelerado de su propio potencial militar».

Rusia criticó la prueba nuclear realizada por Corea del Norte, la evaluó como una violación directa de la resolución número 1718 del Consejo de Seguridad de la ONU, y consideró que asesta un golpe serio a los esfuerzos internacionales por fortalecer el Tratado de no proliferación de las armas atómicas, por lo que apuntó que no tenían «fundamento alguno para objetar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la RPDC».

Por su parte, la agencia Xinhua desde Seúl, citando al servicio noticioso sudcoreano Yonhap, informó que las Fuerzas del Mando Combinadas de Corea del Sur y de Estados Unidos elevaron este jueves el nivel de alerta sobre la República Popular Democrática de Corea.

El portavoz del Ministerio de Defensa sudcoreano, Won Tae-jae, afirmó que elevaron el sistema WATCHCON del nivel 3 al nivel 2, que significa «señales cruciales de amenaza», y bajo el mismo, las fuerzas sudcoreanas y estadounidenses aumentarán sus actividades de recopilación de datos de inteligencia, frente a la prueba nuclear del lunes, que fue seguida, dicen, por varias amenazas militares con lanzamientos de misiles de corto alcance.

PL comenta que ese nivel de disposición de combate incrementa una vez más en lo que va de semana la tensión en la península coreana.

La elevación de la disposición de combate de Washington y Seúl ocurre al día siguiente de la advertencia lanzada por Pyongyang sobre el ingreso de Corea del Sur a la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (ISP), que considera una violación del armisticio vigente desde 1953. Tras ese paso de Seúl, la RPDC estima que son nulos los términos del armisticio y dijo que cualquier intento de interceptar a uno de sus buques en alta mar será respondido inmediatamente en una forma más allá de lo imaginable y de manera despiadada, añade PL.

Por otro lado, el norte de la península no garantizará a partir de ahora la seguridad de los buques de guerra de Estados Unidos y Sudcorea, así como de los barcos civiles que naveguen en la zona.

La RPDC realizó el pasado lunes su segunda prueba nuclear subterránea, hecho considerado como una amenaza por Estados Unidos, Japón y Sudcorea, y que fue censurado por Rusia y China.

Varios países han exhortado a la RPDC a volver a las negociaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de la península coreana, instancia de la que se retiró el mes pasado, reporta PL.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.