Dedicó Chávez Aló, Presidente a dialogar con intelectuales y ministros de Cultura del ALBA

En el intercambio el presidente venezolano afirmó que la Revolución no es tarea para burócratas, sino para el pueblo

Autor:

Juventud Rebelde

VENEZUELA.— El Comandante Hugo Chávez Frías dio este viernes una contundente demostración de que en la Venezuela revolucionaria y bolivariana que se construye con el apoyo de la inmensa mayoría del pueblo, hay espacio abierto, y en igualdad de condiciones, para el debate inteligente, plural, actual y ético, con representantes de las más diversas corrientes de pensamiento.

El líder bolivariano regaló lo que él llamó el tercer capítulo de la edición aniversario del programa radio-televisivo Aló, Presidente, a los ministros y funcionarios de la Cultura de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y al grupo de escritores, pintores, antropólogos, investigadores, filósofos, artistas e intelectuales del mundo que vinieron a Caracas para debatir sobre la crisis mundial del capitalismo y para identificar las acciones conjuntas que permitirán a nuestros países no retroceder en la construcción de una nueva conciencia crítica, una nueva sociedad, y de un futuro que está hoy, bajo los principios de la solidaridad y la integración recíproca.

A las 5:12 p.m., Chávez inició su programa Aló, Presidente No. 331, desde el paseo El Calvario, sitio emblemático enclavado en el corazón de Caracas, y que fuera remozado gracias a la voluntad del Gobierno revolucionario. Hasta allí llegó acompañado de ese grupo de representantes del pensamiento comprometido para protagonizar un diálogo sincero entre los pensadores progresistas y él, entre todos y el humilde pueblo venezolano y, mejor aún, entre todos y los intelectuales de derecha de visita en Venezuela.

Tras la invitación hecha, solo los hombres y mujeres comprometidos con la Revolución, aceptaron gustosos la oportunidad de, más que filosofar sobre a quién considerar un intelectual en estos tiempos de lucha, intercambiar ideas y proponer iniciativas concretas sobre las muchas cosas que pueden hacerse para que la batalla por la emancipación plena del ser humano no sea minada por la seudocultura, el consumismo que estimulan las transnacionales o la burda manipulación mediática que realizan los medios de comunicación oligarcas.

En lo que resultó una suerte de taller de ideas, Chávez insistió en la necesidad de asumir la construcción del socialismo con mucha inteligencia, realismo y voluntad. Y para que ello sea posible, agregó, tenemos que seguir concientizando a nuestro pueblo.

Nosotros solo, apuntó, podemos hacer, de verdad, nuestra Revolución, con el pueblo como protagonista, un pueblo organizado, consciente y culto. Porque la Revolución no es tarea para burócratas, sino para el pueblo.

Demostración de que el pueblo mismo está construyendo esa nueva sociedad fue el hermoso diálogo que el Presidente venezolano y los ministros y funcionarios de Cultura del ALBA, y los intelectuales progresistas, sostuvieron con residentes de la Parroquia Caicagüita, que han encontrado en el Plan Revolucionario de Lectura que impulsa el Gobierno Nacional, la gran oportunidad de apropiarse de nuevos conocimientos, que es igual a nuevos argumentos para defender la Revolución de quienes quieren inyectar en el subconsciente la mentira.

Desde la Casa Comunitaria Simón Bolívar, todos escuchamos atentos los testimonios de María y Sergia, una responsable de la escuadra revolucionaria de lectura que funciona allí, la otra promotora; y las dos, mujeres venezolanas que le hicieron saber a su Presidente y a nuestro ministro de Cultura Abel Prieto, a su homólogo hondureño y a los representantes de Bolivia, Dominica, Nicaragua y Ecuador y, por supuesto, a los intelectuales de izquierda y de derecha, que «cuando una lee, ve y oye, cuando una conoce más, también crece y se enriquece».

Hasta la Parroquia Caicagüita llegó también la Misión Socialista Cultura, Corazón Adentro, programa revolucionario y bolivariano que ya cumplió su primer año, gracias a la colaboración de Cuba, gesto que el jefe de Estado venezolano agradeció este viernes por el gran impacto que ha tenido en las comunidades más humildes y apartadas de la Gran Caracas.

Por aferrarse a la negativa de no aceptar que la Revolución es el hecho cultural más importante en la vida de nuestros pueblos, los intelectuales de derecha perdieron la oportunidad de exponer sus ideas, de conversar libremente, «sin evadir ningún tema, y si quieren, en transmisión nacional», como les hizo saber el presidente Chávez.

Mientras los intelectuales antichavistas deciden si aceptan o no la invitación que les hiciera el Presidente Chávez para encontrarse este sábado a las once de la mañana, en el Palacio Miraflores, el pintor venezolano Manuel Quintana Castillo fijó posición.

«Los intelectuales comprometidos lo que queremos es la oportunidad de participar en el hecho cultural más importante que tiene lugar ahora mismo en Venezuela. Y tenemos que estar no solo con Venezuela, sino también con la Cuba bloqueada y asediada por más de 40 años; con Ecuador, con Bolivia y con Nicaragua, desde donde se está recuperando el destino para América Latina».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.