Ingresa Cuba en Convención contra actos de terrorismo nuclear

La Isla se convirtió este miércoles en el 54 Estado Parte de la Convención Internacional para la Represión de esas acciones, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de abril de 2005

Autor:

Juventud Rebelde

NACIONES UNIDAS, junio 17.— Cuba se convirtió este miércoles en el 54 Estado Parte de la Convención Internacional para la Represión de los Actos de Terrorismo Nuclear, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de abril de 2005.

La adhesión a este Convenio constituye una decisión soberana que evidencia el compromiso cubano en la lucha contra el terrorismo, precisa un comunicado divulgado por la representación cubana ante la ONU, citado por PL.

Cuba se opone al terrorismo «en todas sus formas y manifestaciones, por quienquiera, contra quienquiera y dondequiera que se cometa, sean cuales fueren sus motivaciones», señala la nota.

El ingreso a esta Convención, agrega, constituye una demostración fehaciente del compromiso de La Habana con la implementación de la Estrategia Mundial de la ONU contra el terrorismo, adoptada en septiembre de 2006. Añade que ese es el instrumento central que guía las acciones contra ese flagelo, que tantas vidas inocentes ha cobrado a lo largo de la historia.

Durante el depósito del Instrumento de Adhesión al Convenio, el embajador cubano, Abelardo Moreno, aclaró que ninguna de las disposiciones del documento «pueden constituir un aliento o una condonación del uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza en las relaciones internacionales».

Esos vínculos, subrayó, «deben regirse estrictamente por los principios del Derecho Internacional y los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas». El comunicado de prensa señala que para Cuba el ejercicio del terrorismo de Estado ha constituido históricamente una preocupación fundamental. Al respecto estima que la comunidad mundial debe priorizar la total erradicación de este mediante el respeto mutuo, la amistad y la cooperación entre Estados, y la soberanía, integridad territorial, autodeterminación y no injerencia en los asuntos internos. Cuba cree que el uso indebido de las fuerzas armadas de un Estado para fines de agresión contra otro no puede ser condonado a la luz del presente Convenio, que tiene como fin acabar con una de las figuras más nocivas que enfrenta el mundo actual.

Por último, la declaración de prensa deja claro que en el territorio cubano de Guantánamo se encuentra ubicada, en contra de la voluntad del pueblo y el gobierno cubanos, una base naval de Estados Unidos, y comenta que en esa porción de su territorio, el Estado cubano no ejerce la jurisdicción que le corresponde debido a su ocupación ilegal por parte de Washington.

El embajador dijo que, por tanto, La Habana no asume responsabilidad alguna respecto de dicho territorio a los efectos del Convenio.

«Cuba desconoce si EE.UU. ha instalado, posee, mantiene o tiene la intención de instalar material nuclear, o incluso, armas nucleares, en ese territorio ilegalmente ocupado», precisó. Con la adhesión a esta convención, Cuba se convierte en Estado parte de los 13 instrumentos internacionales existentes en materia de terrorismo adoptados por las Naciones Unidas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.