Alianza por la independencia - Internacionales

Alianza por la independencia

Autor:

Presidentes de los países miembros del ALBA acompañarán a Venezuela en los actos por el aniversario 188 de la Batalla de Carabobo. Luego tendrá lugar una Cumbre Extraordinaria de este mecanismo de integración, que oficializará la adhesión plena de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas

VALENCIA, Carabobo.— Otra vez regresa Venezuela toda al Campo de Carabobo. Lo hace este miércoles 24 de junio, pero no ha venido sola. La acompañan miles de sus hijos y, muy especialmente, jefes de Estado o funcionarios de alto nivel de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), para juntos celebrar otro aniversario de una de las batallas más importantes en la historia de esta hermana nación.

Batalla de Carabobo. Fue aquí donde un puñado de hombres liderados por el Libertador Simón Bolívar protagonizó el 24 de junio de 1821 la Batalla de Carabobo, que selló el camino de la independencia de Venezuela. En los documentos de la época, y en muchos escritos publicados a lo largo de estos 188 años, lo acontecido en este paraje está registrado como una victoria militar de los independentistas venezolanos, dirigidos por Simón Bolívar, sobre las tropas del Reino de España que encabezaba el mariscal Miguel de la Torre. Luego Venezuela alcanzó su independencia de manera definitiva en 1823 con la Batalla Naval del Lago Maracaibo y la toma del Castillo de San Felipe de Puerto Cabello.

Una parada y desfile cívico-militar por el aniversario 188 de la Batalla de Carabobo y el Día del Ejército Nacional Bolivariano, en los que se prevé la participación de una representación de los pueblos del ALBA, entiéndase Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica y Honduras, marcarán el inicio de una jornada que está llamada a convertirse en «extraordinaria, alentadora y fortalecedora», no solo para Venezuela, donde la mayoría de su pueblo acompaña un proceso que procura la mayor suma de felicidad posible, como lo soñó Bolívar.

A este campo de batalla y victoria, a unos 30 kilómetros al suroeste de Valencia, capital del Estado de Carabobo, vendrán además este miércoles los presidentes y representantes de alto nivel de los países del ALBA para bendecir el ingreso de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas a este mecanismo de integración regional, y con ello dar otro gran espaldarazo a la unidad desde la diversidad, de la que también habló Martí como el único camino posible para conquistar nuestra definitiva independencia.

Luego se desarrollará una Cumbre Extraordinaria durante la cual tendrá lugar el ingreso oficial de estas tres naciones hermanas.

Campo de Carabobo. «(...) no es casualidad que ahora, a las puertas de la era bicentenaria, a 188 años de su consumación, el campo de Carabobo retumba todavía. Y el 24 de junio de 1821 no es solo pasado sino presente y porvenir. La determinante victoria militar que le dio feliz culminación a tan brillante campaña —concebida hasta el más mínimo detalle por nuestro Libertador— sumó a todo el pueblo —desde todos los caminos, todas las veredas y cada caserío— a la causa de la liberación nacional», recordaba el mandatario venezolano, en su columna de opinión del domingo último.

Y es a 188 años de la gran gesta —dijo— que la hermana Patria ecuatoriana se incorpora al ALBA. «El ALBA se fortalece al sumar al Ecuador Bolivariano a la batalla por la unidad fraterna de nuestros pueblos. Una causa que siente como propia el presidente Rafael Correa».

De esa certeza se tuvo nueva confirmación el sábado último, cuando el Presidente ecuatoriano ratificó que su país se adheriría al sistema de integración y cooperación regional. Lo hizo durante su programa semanal de radio y televisión. «Nos vamos a adherir al ALBA como una muestra de consecuencia con países amigos y, a la vez, este organismo nos posibilitará coordinar voces en los foros internacionales, para tratar de cambiar este orden internacional tan injusto».

Ecuador también le reconoce al ALBA el rol que desempeña como esquema de integración para potenciar las ventajas de sus países miembros y, de esa manera, compensar las asimetrías existentes en la región.

A juicio del canciller ecuatoriano, Fander Falconí, «la adhesión de su país representa un avance hacia la consolidación y el respeto en las relaciones internacionales de la región, basadas en la solidaridad, la complementariedad y la paz».

Hasta este miércoles, Ecuador fue un activo observador del ALBA. De la historia escrita hasta ayer se le reconoce la intensificación del diálogo político con este mecanismo de integración regional y el papel desempeñado en la Asamblea General de la OEA en Honduras, en particular en la derogación de la exclusión de Cuba del sistema interamericano.

La nación ecuatoriana también planteó la iniciativa de una nueva arquitectura, la cual ha derivado en la adopción del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE), el cual agilizará las transacciones comerciales al permitir el pago de saldos entre exportaciones e importaciones entre los países miembros del ALBA.

El presidente Correa propuso además la creación de una Organización de Estados Latinoamericanos (OELA), en total contraposición a la OEA, en la que solo participarían los países de la región, sin la intromisión de Estados Unidos.

Existe consenso en que el ingreso de Ecuador, como también los de Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, fortalecerán el proyecto regional de liberación, integración y unidad.

Como bien lo expresó el Jefe de Estado venezolano, en su columna de opinión dominical: «¡A 188 años de Carabobo seguimos peleando, ahora por nuestra segunda y definitiva independencia, y el ALBA es nuestro proyecto, nuestra cartilla de dirección!». Del camino que deberá recorrerse también habló: «La palabra de Raúl Castro nos da una pista, cuando en la Cumbre del ALBA en Cumaná, el pasado abril, afirmó: “Nuestras naciones no tienen la capacidad, por sí solas, de transformar el orden económico internacional, pero sí el poder de sentar nuevas bases y construir sus propias relaciones económicas”».

Siguiendo esa pista, démosle la bienvenida al ALBA a Antigua y Barbuda, Ecuador y San Vicente y las Granadinas, como reza el cartel que aparece desde el fin de semana último en el sitio oficial de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Nuestros pueblos saben que este «género de alianzas es necesario para la conquista de nuestra definitiva independencia».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.