Adhesión de más países fortalece integración latinoamericana - Internacionales

Adhesión de más países fortalece integración latinoamericana

 Ecuador, Antigua y Barbuda, y San Vicente y las Granadinas ingresaron oficialmente este miércoles a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América El ALBA es nuestra respuesta más digna

Autor:

Juventud Rebelde

MARACAY, Aragua.— El ALBA no retrocede, avanza. Con el ingreso oficial este miércoles de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, este proyecto integracionista de nuevo tipo sigue recuperando espacios para beneficio de nuestros pueblos y de toda la región latinoamericana y caribeña.

Fue en el año 2004 cuando Cuba y Venezuela, con el especial impulso de los comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, lanzaron una suerte de botella al mar, que llevaba en su interior un único mensaje, el de defender nuestro derecho a la soberanía y la autodeterminación, sobre las bases de la unidad, la integración, la cooperación y la complementariedad.

Hoy, a la vuelta de casi cinco años, Cuba y Venezuela no están solas en esa necesaria travesía hacia la construcción de un mundo diferente. A las voces de Bolivia, Nicaragua, Honduras y Dominica que le acompañaron luego, se unieron este miércoles las de los pueblos de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas. Lo que para algunos pudo resultar un sueño imposible, una utopía inalcanzable, es hoy una contundente realidad. La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) es hoy un bloque regional en el que se juntan nueve naciones dispuestas a construir un camino propio con el alma y con la vida, aun bajo el más feroz asedio de un capitalismo salvaje y en crisis.

Demostración de que ese compromiso continúa en pie fueron las resoluciones de adhesión que fueron presentadas y firmadas por Rafael Correa, presidente de Ecuador; Winston Baldwin Spencer, primer ministro de Antigua y Barbuda; y Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas, con las cuales quedó formalizado su ingreso al ALBA.

En nombre de sus pueblos, cada uno de ellos expuso las razones por las que deciden sumarse al bloque. El Primer Ministro de Antigua y Barbuda habló del ALBA como proyecto humanista que promueve la integración digna para los pueblos y que respeta el derecho de todos a la autodeterminación.

Su homólogo de San Vicente y las Granadinas llamó la atención sobre el hecho de que la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América defienda y garantice el pluralismo y, a la vuelta de una larga historia de luchas, desde su seno se reconozca el derecho de los pueblos aborígenes, y que también mantenga vivo el sentimiento anticolonialista.

El Presidente de Ecuador fustigó a aquellos a quienes les preocupaba que el ALBA fuese un proyecto político. Y afirmó: «por supuesto que el ALBA es un proyecto político, solidario y de integración. También es un proyecto más justo, más independiente y más humano. Y por si quedara duda alguna, es un proyecto socialista para construir nuestro propio futuro».

No venimos solos, agregó. Aquí está la voluntad de millones de ecuatorianos y ecuatorianas. Están con nosotros el pensamiento y la voluntad libertaria de nuestros próceres. Y venimos para colaborar, sumar nuestras energías y aportar nuestras fuerzas creativas. Venimos para perseguir juntos las utopías que nos permitan caminar hacia un mundo mejor, con una nueva arquitectura financiera y un comercio justo, así como también donde la educación, la salud y los temas energéticos puedan avanzar desde nuestros proyectos de cooperación e integración.

A juicio de Correa, el ALBA es un espacio para todos porque tenemos el mismo derecho a construir el futuro, y nosotros queremos participar en la masificación del desarrollo social, en esta nueva era que está pariendo la esperanza. Nunca como hoy es tan imperativa la integración para eliminar la pobreza y la desigualdad existentes en nuestros pueblos.

No faltó en la palabra de los máximos representantes de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, el reconocimiento al ejemplo y el impulso que Cuba y Venezuela y, muy especialmente, los comandantes Fidel y Chávez, le han dado al ALBA.

Ocasión propicia para que en nombre de Cuba, de su presidente Raúl, del jefe de la Revolución Fidel Castro y de su pueblo, el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros José Ramón Machado Ventura expresara aquí «una gran satisfacción por el ingreso de los tres nuevos países que se suman al bloque regional integracionista».

Son nueve —dijo— los miembros plenos de este bloque, profundamente unitario, que ofrece resultados concretos a los pueblos necesitados.

El ALBA nos ha permitido desarrollar una agenda social y política enfocada inicialmente hacia áreas muy específicas, como el desarrollo económico, energético y alimentario, y que ahora tiene el gran reto de enfrentar el desafío que nos impone la crisis del capitalismo global.

Esta VI Cumbre Extraordinaria del ALBA, cuyo tema central fue la incorporación de Ecuador, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, tal como lo anunciara el presidente de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías, en su condición de anfitrión, sesionó en el Hotel Pipo Internacional, enclavado en Maracay, ciudad capital del Estado Aragua. Pero, como estos encuentros siempre están en sintonía con las urgencias y las necesidades de nuestros pueblos, los presidentes de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América aprobaron sendas resoluciones contra el bloqueo yanqui a Cuba y de derogación de la Ley Helms-Burton, así como de solicitud de extradición a Venezuela del connotado terrorista Luis Posada Carriles. Además, acordaron la creación de un Consejo Económico y otro Social, así como de una Secretaría Permanente. Igualmente se informó que la próxima reunión de los presidentes será en Bolivia, a finales de septiembre.

Los representantes de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, entre los que se encontraban los presidentes de Bolivia y Nicaragua, Evo Morales y Daniel Ortega, respectivamente, llegaron a este nuevo encuentro, luego de acompañar a Venezuela en el glorioso Campo de Carabobo, sitio inmortal en la historia patria de esta nación. Allí, las tropas venezolanas, encabezadas por el Libertador Simón Bolívar, sellaron la independencia definitiva de España, el 24 de junio de 1821.

Este miércoles, 188 años después de aquella importante gesta heroica, los soldados y el pueblo de la Venezuela bolivariana protagonizaron un hermoso y colorido desfile. Venezolanos venidos de todas partes y de todas las edades desafiaron el inclemente sol para hacerse de un lugar a ambos lados de la avenida del Campo de Carabobo, y acompañar a su Presidente y a los dignatarios del ALBA que hicieron suya tan trascendental celebración.

La parada y el desfile cívico-militar de esta ocasión pasarán a la historia no solo de Venezuela, sino también del ALBA, toda vez que por la amplia avenida del glorioso Campo de Carabobo desfilaron cadetes de las naciones miembros del bloque regional, en lo que resultó ser un canto de paz, desde la integración. La bandera de la estrella solitaria allí estuvo, y se hizo acompañar por el paso firme y apretado de un grupo de jóvenes cadetes, entre ellos siete féminas, de los más importantes centros superiores de estudios militares de nuestro país.

Tanto la conmemoración del Aniversario 188 de la Batalla de Carabobo, como la VI Cumbre Extraordinaria del ALBA, constituyeron evidencia suficiente de que la América Nuestra no defraudará ni a sus próceres ni a sus pueblos. El sueño de la Patria Grande cabalga entre nosotros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.