Masivo rechazo de presidentes de todo el mundo a golpe de Estado en Honduras

Los mandatarios de Chile, Argentina, Venezuela, Nicaragua, México y España condenaron la situación golpista creada por los militares en el país centroamericano. El mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, dijo estar preocupado Especial del Golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

Una condena unánime fue la respuesta de los mandatarios latinoamericanos al Golpe de Estado en Honduras dado por los militares y algunos civiles complotados al presidente constitucional Manuel Zelaya.

En alguna de las primeras declaraciones al respecto, el mandatario venezolano, Hugo Chávez, ratificó el respaldo de su gobierno al mandatario democráticamente elegido en Honduras, y afirmó que no reconocería a ningún otro mandatario espurio.

Por su parte, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, convocó hoy de emergencia a sus colegas de Centroamérica en Managua, en solidaridad con el depuesto mandatario hondureño Manuel Zelaya, con el fin de presionar para su restitución en el poder.

Ortega dijo que debatirían la crisis hondureña en la reunión del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) programada para el lunes y que posiblemente se adelante debido a la urgencia de los acontecimientos.

En declaraciones a la oficial Radio Ya, el mandatario nicaraguense calificó de ’terrorismo en contra de la constitucionalidad, en contra de Honduras, en contra de los pueblos latinoamericanos’ la ruptura del orden en el país vecino.

Se tratará, dijo, de hacer ’un frente de lucha centroamericano, internacional, latinoamericano para restituir en su lugar al presidente Manuel Zelaya’.

Rechazo unánime en México

También el gobierno de México condenó ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el golpe de Estado que depuso al presidente hondureño Manuel Zelaya, expulsado a Costa Rica.

De igual forma, a través de su representante permanente ante la OEA, Gustavo Albin, México se pronunció por la restitución de Zelaya y el respeto de los derechos humanos.

’México condena la ruptura el orden constitucional y democrático en Honduras’, dijo el embajador Albin, durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente convocada para este domingo a fin de analizar la situación en Honduras.

El diplomático dijo que su gobierno considera prioritario que se adopten todas las medidas para restablecer el orden institucional y recuperar la institucionalidad democrática.

Condena de El Salvador, Ecuador y Argentina

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió el domingo la restitución "inmediata" de su homólogo hondureño Manuel Zelaya y condenó el golpe de estado realizado por militares de ese país.

"Pedimos la inmediata restitución del presidente” afirmó Fune, quien expresó su "solidaridad" con Zelaya.

Por su parte, el ministro de la Defensa, David Munguía, informó que serán reforzados tres puntos fronterizos entre El Salvador y Honduras.

El Gobierno ecuatoriano también rechazó enérgicamente el "golpe de Estado" ocurrido en Honduras y pidió que se convoque a una reunión presidencial del Grupo de Río.

"El Gobierno del Ecuador rechaza enérgicamente el golpe de estado cometido en esta mañana contra el Gobierno legítimamente constituido del Presidente Manuel Zelaya, en un acto violatorio de las más elementales normas de convivencia democrática y del derecho internacional", dice un comunicado de la Cancillería.

El escrito señala que el Gobierno ecuatoriano exige "el inmediato restablecimiento del ejercicio de la Presidencia de la República por Manuel Zelaya".

La mandataria argentina, quien también ratificó su rechazo al golpe de estado, significó que no dudaba "en definir lo que ocurrió en Honduras como un retorno a la barbarie", dijo Cristina Fernández de Kirchner, tras votar en la ciudad austral de Río Gallegos en el marco de los comicios parlamentarios que se celebran hoy en Argentina.

Brasil, Chile, Colombia y Paraguay

Chile exigió el domingo el restablecimiento de la democracia en Honduras y la reinstalación inmediata del presidente de ese país, Manuel Zelaya.

"El Gobierno de Chile condena enérgicamente el intento de golpe de estado en Honduras que violenta el orden constitucional en esa República", dijo la cancillería en un comunicado.

Chile "exige el restablecimiento de la democracia en Honduras y la reinstalación inmediata del Presidente de la República José Manuel Zelaya, legítimamente elegido por el pueblo hondureño", agregó.

Por su parte, el gobierno de Brasil expresó este domingo su enérgica condena a la acción militar que depuso al presidente de Honduras, José Manuel Zelaya, y pidió que la Organización de Estados Americanos (OEA) se mantenga en asamblea permanente con relación al caso.

En una nota oficial divulgada por la cancillería, Brasil "condena de forma vehemente la acción militar que dejó como resultado la retirada" de Zelaya del cargo, y exigió que el presidente hondureño "sea inmediata e incondicionalmente repuesto en sus funciones".

"Acciones militares de ese tipo configuran un atentado a la democracia y no condicen con el desarrollo político de la región. Eventuales cuestiones de orden constitucional deben ser resueltas de forma pacífica, por el diálogo y en el marco de la institucionalidad democrática", apuntó la nota.

A su vez, Colombia rechazó el derrocamiento del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y exhortó a un pronto restablecimiento del orden constitucional y legal en el país centroamericano.

"El Gobierno de Colombia rechaza que se haya separado del poder por la fuerza al señor presidente constitucional y democráticamente elegido, Manuel Zelaya Rosales", dijo la Cancillería.

Colombia también hizo "un llamado al restablecimiento pleno del orden constitucional y legal" y apoyó las acciones que adopte la Organización de Estados Americanos (OEA) con el fin de encontrar soluciones democráticas a la actual situación.

El gobierno paraguayo condenó con firmeza la crisis en Honduras y expresó su preocupación por la integridad física del presidente de ese país, Manuel Zelaya, y la de sus principales colaboradores.

A través de un comunicado de la cancillería, el Gobierno de Fernando Lugo "ratifica su rechazo a todo tipo de violencia y condena enérgicamente el quiebre institucional de la República de Honduras".

El texto oficial también expresa la preocupación de las autoridades de Asunción "por la integridad física de los integrantes del Gobierno encabezado por el presidente Manuel Zelaya".

España y la Unión Europea rechazan el golpe

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó su más "enérgica condena por la detención y expulsión ilegal" de Honduras del presidente Manuel Zelaya y exigió su "inmediata reposición en el cargo".

"El Presidente del Gobierno expresa su más enérgica condena por la detención y expulsión ilegal del Presidente constitucional de la República de Honduras, Manuel Zelaya", informó un comunicado de la Presidencia del ejecutivo español.

Zapatero considera "inaceptable que, por la vía de hechos consumados, se altere el orden constitucional y la estabilidad democrática de Honduras" y exigió la reposición del presidente Zelaya "en el cargo para el que fue democráticamente elegido".

El jefe del Gobierno español, que asegura que "la solución a cualquier disputa debe buscarse siempre desde el diálogo y el respeto a la normas democráticas", recuerda que "no hay ni puede haber solución a la crisis hondureña fuera del marco constitucional de aquel país".

En ese sentido, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, anunció que la Unión Europea (UE) condena unánimente el golpe militar en Honduras contra el presidente constitucional Manuel Zelaya.

En sus declaraciones, realizadas durante la reunión de ministros de Exteriores europeos que sesiona en Grecia, Moratinos señaló que la UE en pleno ha pedido la inmediata restitución del orden constitucional en ese país centroamericano.

El jefe de la diplomacia española declaró que al conocer la noticia de que el presidente constitucional Zelaya había sido detenido por las fuerzas armadas hondureñas, él informó a sus colegas sobre la situación, la cual fue confirmada durante una conversación con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza.

"Es algo que no podemos apoyar y por lo tanto el retorno inmediato y urgente a la normalidad constitucional es una exigencia de toda la comunidad internacional y, desde luego, de España y de la Unión Europea", agregó Moratinos.

Poco después, Jan Kohout, ministro de Exteriores de la República Checa, país que preside la UE este semestre, calificó la acción como golpe de Estado y violación inaceptable del orden constitucional en Honduras por lo que confirmó la condena comunitaria y la petición de puesta en libertad de Zelaya.

Pálida y confusa respuesta norteamericana

El presidente estadounidense Barack Obama dijo estar "profundamente preocupado" por el arresto del presidente hondureño Manuel Zelaya por militares, y urgió a todas las partes a respetar las "normas democráticas".

En declaraciones consideradas por los expertos políticos como confusas y poco concluyentes sobre el tema, Obama significó estar “profundamente preocupado por la información de Honduras referente a la detención y expulsión del presidente Manuel Zelaya”.

A su vez, convocó a todos los actores políticos y sociales de Honduras a respetar “las normas democráticas y la legalidad", dijo, agregando que "cualquier tensión y disputa existente debe ser resuelta pacíficamente a través del diálogo, libre de cualquier interferencia del extranjero”.

Algo más concluyente fue la Secretaria de Estado Hillary Clinton, quien emitió otro comunicado afirmando que el arresto y expulsión del presidente de Honduras "viola los preceptos democráticos" de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

"Nosotros convocamos a todas las partes en Honduras a respetar el orden constitucional y el estado de derecho para reafirmar la vocación democrática y a comprometerse a resolver pacíficamente sus disputas políticas por medio del diálogo", agregó el comunicado.

La máxima autoridad de la diplomacia estadounidense convocó a Honduras a sostener "los máximos principios de la democracia" que fueran reafirmados durante el último encuentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebrado precisamente en Honduras a principios de Junio.

Esta pudiera ser la clave seguida por la justicia hondureña, que complotada con los militares intentaba darle en la tarde un viso de legalidad al golpe al afirmar que estos habían actuado por su orden.

En una escueta declaración de la Corte Suprema hondureña esta reconoció que había ordenado la detención del presidente.

Sin embargo, el propio embajador norteamericano en Honduras, Hugo Llorens, reconoció en rueda de prensa que al único mandatario que reconocería su país era Manuel Zelaya.

"El único presidente que Estados Unidos reconoce en Honduras es el presidente Manuel Zelaya", expresó Llorens en una rueda de prensa en la legación diplomática, señala un despacho de la agencia EFE.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.