Este golpe no quedará impune

La hermana de Luther Castillo expresa que le gustaría estar luchando junto a su pueblo. Especial del Golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

MATANZAS.— Las calles hondureñas respiran hermandad y firmeza en medio del dolor de sus hijos ante el golpe de Estado de las Fuerzas Armadas, la detención y separación de su cargo al presidente José Manuel Zelaya.

Pero al noroeste de esa nación hermana, cruzando el mar, cientos de miles de corazones siguen por todas las vías disponibles los horrendos acontecimientos.

«A mi hermano Luther le digo que estoy luchando contigo y seguro vamos a vencer. ¡Hasta la victoria siempre!», enfatizó aquí Tania, hermana del doctor Luther Castillo, uno de los primeros egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana, quien lucha en las calles de Tegucigalpa.

Esta joven, que finalizará próximamente la carrera de Estomatología, manifestó que al usurpador Micheletti «le exigimos que basta ya de tantas injusticias y atropellos, que ese golpe militar que él secunda, no quedará impune, porque la lucha sigue y seguirá, no será en vano, porque el triunfo será nuestro».

«A punto de concluir mis estudios y regresar para prestar servicio a nuestros hermanos de la etnia garífona, quienes no disponían durante largos años de la asistencia médica, nos preocupa que esta situación creada por el golpe militar interrumpa el programa de salud pública que el presidente Zelaya desarrolla junto a otras medidas de beneficio popular.

«Como ciudadana hondureña quiero agradecer la solidaridad de nuestros hermanos latinoamericanos hacia la justa causa de nuestro pueblo y enviamos un mensaje al querido presidente Manuel Zelaya y le decimos que estamos con él, que estamos luchando desde aquí, a mi personalmente me gustaría estar allá, junto a nuestro pueblo. La alumna de quinto año de Estomatología comentó su sorpresa y profunda indignación al conocer este atentado a la democracia de un gobierno que mucho estaba haciendo en favor de las capas más desfavorecidas del país centroamericano.

«Estoy completamente sorprendida e indignada con la reacción de las fuerzas armadas de mi país; al ver los militares apuntando con sus fusiles hacia el pueblo, yo veo y siento que apuntan hacia ellos mismos, por ser parte del pueblo».

A nombre de los jóvenes hondureños y latinoamericanos que estudian en Matanzas, expresó el apoyo a Zelaya y dijo que personalmente quisiera estar luchando allá, junto a su pueblo.

«Le digo a mi pueblo que la historia nos hace un llamado y lo tenemos que asumir con responsabilidad, con dignidad y honor, porque como nos ha dicho el Comandante en jefe Fidel Castro, Un mundo mejor es posible, y nos ha enseñado a olvidar la palabra vencidos y en su lugar asumir la de vencer», concluyó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.