Hondureños marchan hacia la frontera

Especial del golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

El presidente Zelaya inició viaje de retorno hacia la frontera, donde dijo que espera, en la noche del viernes ver a su familia, abrazarse con los hondureños, y decirles que deben resistir a la opresión

MANAGUA, julio 23.— Tras una conferencia de prensa en la Embajada de su país en Nicaragua, el presidente hondureño Manuel Zelaya inició viaje de retorno hacia la frontera, donde dijo que espera, en la noche del viernes, «ver a mi familia, abrazarme con los hondureños, y decirles que deben resistir a la opresión« y que «la democracia es un valor grandísimo para los pueblos pobres», y «un derecho al que no estamos dispuestos a renunciar».

«Vamos con una bandera blanca, con una bandera de paz, a proclamar la reconciliación del pueblo hondureño», aseveró tras advertir que habían hecho todo lo posible en el campo de la diplomacia y la mediación, pero estas habían «llegado a su límite».

Zelaya exhortó a las fuerzas armadas a bajar sus fusiles y someterse a la voluntad del pueblo, para prevenir así cualquier derramamiento de sangre, y a la comunidad internacional le pidió incrementar las presiones sobre los golpistas, «porque defender al pueblo hondureño es defenderse a sí mismo» y evitar que las organizaciones más extremistas de derecha saquen por la fuerza de las armas a cualquier presidente democráticamente elegido.

«No se puede dejar solo a un pueblo que tiene 25 días de estar en la calle, en resistencia pacífica y ordenada» al golpe, subrayó Zelaya, quien partió poco después hacia Estelí, la ciudad nicaragüense situada a unos cien kilómetros del borde fronterizo, acompañado del canciller venezolano Nicolás Maduro y una amplia comitiva de personalidades y periodistas, camarógrafos y fotógrafos que cubrirán informativamente los acontecimientos de la marcha calificada de «histórica».

Desde territorio hondureño también marchan ya miles de hondureños, a pie, «en jalón» como le llaman los catrachos, o en vehículos, a pesar del aumento de la represión militar y policiaca que incrementó retenes y bloqueó el paso de los marchistas. «Los “buses” nos son decomisados», dicen muchos de los participantes en la marcha; «nos atropellan, como si no fuéramos hondureñas», denunció una de las manifestantes ante los micrófonos de Telesur, en El Zamorano.

«No nos dejan pasar. No respetan el derecho constitucional a la libre circulación. Nos revisan como si fuéramos delincuentes. Nos anotan los nombres y las placas de los vehículos para amedrentarnos», dijo a la AFP Pablo Oyuela, dirigente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras.

Este jueves, en Tegucigalpa una misión internacional denunció «la existencia de graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en el país con posterioridad al golpe de Estado», dijo Enrique Santiago, de la Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos de España, citado por AFP.

«Entre las vulneraciones de derechos fundamentales denunciados ante la misión se encuentra un importante número de ejecuciones extrajudiciales, centenares de detenciones arbitrarias, múltiples amenazas, cercenamiento de la libertad de expresión e información», agregó Santiago.

DPA reporta que también miles de seguidores del presidente Zelaya tomaron varios puntos de carreteras en respuesta al llamado a la huelga general convocada por dos días a la espera de la llegada de Zelaya, a pesar de que a partir de las seis de la tarde rige el toque de queda.

Juan Barahona, coordinador del Bloque Popular y del Frente Nacional de Resistencia al Golpe, dijo que el paro nacional consiste en el corte de carreteras, fundamentalmente hacia los principales puertos del país, y en la toma de los edificios de las principales empresas estatales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.