Honduras: Represión no amilanó a los manifestantes

Especial del golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

Pese a la sangrienta represión del jueves, las protestas volvieron a constatarse en diversos puntos del país y en la capital, matizadas por los gritos de «¡Asesinos!» con que los manifestantes acusaron a los golpistas

TEGUCIGALPA, julio 31.— Los hondureños aglutinados en el Frente contra el Golpe volvieron a tomar las calles el viernes, en número aun mayor que la víspera, pese a la sangrienta represión del jueves, catalogada como la más violenta en 34 días de lucha pacífica contra la asonada.

Las protestas volvieron a constatarse en diversos puntos del país y en la capital, matizadas por los gritos de «¡Asesinos!» con que los manifestantes acusaron a los golpistas. Ello ocurrió tras las graves heridas ocasionadas a un manifestante baleado en la cabeza, por cuya salud oraron, además de las decenas de lesionados y de arrestados.

Según AFP, a las manifestaciones en la capital se sumó Xiomara Castro, esposa de Zelaya, quien regresó la noche del jueves desde El Paraíso. «La jornada sigue, sigue», gritaban unos 3 000 manifestantes que salieron de la Universidad Pedagógica Nacional, en el este de Tegucigalpa, y marcharon hacia el centro de la ciudad.

Mientras, en amplios sectores de la sociedad hondureña se escuchaban las voces de condena a la violenta represión de la víspera, comentó PL. El sacerdote católico Andrés Tamayo denunció que la brutalidad de las tropas del ejército y la policía no respetó a mujeres, niños ni ancianos.«Han golpeado a tanta gente. Ellos quieren mantenerse en el poder a pura represión, aquí ya no hay ley», subrayó.

José Luis Baquedano, dirigente del Frente, denunció haber sido brutalmente golpeado por los policías, al igual que el líder campesino Rafael Alegría y el dirigente social Juan Barahona. «El pueblo no va a rendirse, vamos a seguir en esta lucha», enfatizó Baquedano.

En un editorial el diario Tiempo consideró que la represión militar contra la resistencia aumenta su ferocidad, porque crece la oposición al gobierno de facto.

Representantes del régimen encabezado por Roberto Micheletti aseguran que el país vive en la normalidad, pero los sucesos dicen lo contrario, «con un saldo doloroso de personas heridas, vejadas y golpeadas, algunas de consideración y hasta de muerte», señaló el editorial.

Como otra forma de presión sobre los que protestan, el régimen anunció descuentos salariales a los trabajadores que participen en las marchas y desplegó inspectores en centros educativos y laborales a fin de verificar que se cumpla con la reducción del sueldo, dijo PL.

La decisión es impedir a los administradores de cualquier institución pagar los salarios completos a quienes se ausentan de sus centros, advirtió el presidente del Tribunal Superior de Cuentas, Moisés López.

Sin embargo, puntualizó el despacho, el régimen de facto alienta las manifestaciones a su favor, y empresas afines a los golpistas les pagan todo su sueldo a los trabajadores para que apoyen a la dictadura.

Luego del encuentro de la víspera entre Zelaya y el embajador de EE.UU., Hugo Llorens, y a pesar de que no hubo ninguna medida o condena de aquel a los golpistas, el usurpador Roberto Micheletti criticó a Llorens y dijo que no permitirá el retorno de Zelaya, aunque él estaría dispuesto a retirarse del cargo que ocupa ilegalmente.

«Repito con claridad que si hay una solución que contemple mi retiro (del cargo), lo haré con todo gusto, pero Zelaya NO regresará a Honduras como gobernante», retó.

Mientras las medidas de EE.UU. contra los golpistas siguen varadas en las exiguas cuatro visas diplomáticas retiradas a igual número de funcionarios, los miembros de la Unión Europea anunciaron que estudian restringir las visas para el ingreso a sus países de los miembros del régimen de facto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.