Bases norteamericanas en Colombia van enfiladas contra UNASUR

Alerta Hugo Chávez en una carta dirigida a sus colegas de ese grupo, a propósito de la reciente Cumbre de Ecuador, y donde los mandatarios acordaron la celebración de otra cita en Argentina para analizar el tema

Autor:

Juventud Rebelde

CARACAS, agosto 15.— El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, denunció que la instalación de siete bases militares norteamericanas en Colombia es parte de un plan político y militar orquestado para acabar con el proyecto de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), al tiempo que manifestó su confianza en la capacidad política de ese conglomerado para enfrentarlo.

El alerta está contenido en una carta dirigida por el líder bolivariano a sus colegas de UNASUR a propósito de la reciente Cumbre de Ecuador, y donde los mandatarios acordaron la celebración de otra cita en Argentina para analizar el tema.

Tras recordar el constante acoso de que han sido objeto su país y la Revolución Bolivariana por parte de «las élites que dirigen el imperio estadounidense» y los planes agresivos que el pueblo venezolano ha derrotado, Chávez advierte, sin embargo, que la amenaza ahora no es solo contra su nación pues va dirigida —como sentenciara Fidel—, a todos los países del Sur del continente.

«Geopolíticamente, estamos al Sur de la hegemonía, y es una realidad que, trascendiendo la tendencia política de los gobiernos del mundo, el problema de la guerra concierne a la humanidad entera», señala.

La unión y la independencia de nuestros países constituye una amenaza para quienes aspiran a seguir controlando nuestras riquezas naturales, nuestras economías y nuestra voluntad política, es decir, nuestra soberanía, explica el Presidente venezolano, y asevera que ante los avances progresistas y democráticos en nuestro continente, el imperio norteamericano ha iniciado una contraofensiva con el propósito de revertirlos.

En este sentido, Chávez afirma compartir la visión de muchos en Latinoamérica y el mundo al considerar que esa contraofensiva se inició el 28 de junio con el golpe de Estado en Honduras, y recordó las declaraciones de militares golpistas y de poderosos voceros conservadores de Washington, quienes han afirmado que la operación contra el presidente Zelaya fue «una maniobra pensada en función de destruir la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)».

No obstante, el Jefe de Estado venezolano manifiesta su certeza de que hoy existen superiores condiciones morales y políticas que hace 200 años —cuando Latinoamérica hizo retroceder al imperio español— para neutralizar a los sectores guerreristas y «garantizar que nuestro continente sea una tierra de paz, sin amenaza militar», y enfatiza que «si queremos una paz verdadera, debemos responder a tiempo, con claridad y valentía a las necesidades más sentidas de nuestros pueblos».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.