Resistencia campesina frente al zarpazo en Honduras

Organizaciones del campo se han unido en la lucha por restaurar el orden constitucional y mantienen ocupado el Instituto Nacional Agrario

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, agosto 29.— Miembros de las tres confederaciones campesinas de Honduras mantienen ocupado este sábado el Instituto Nacional Agrario (INA), en una protesta iniciada días después del golpe militar, reportó PL.

Deisi Ibarra, presidenta de la Confederación Nacional Campesina (CNC), afirmó que las organizaciones del campo se han unido en la lucha por recuperar el orden constitucional, roto por la asonada castrense del 28 de junio pasado.

«Este golpe de Estado ha despertado la solidaridad entre todos, y lo vamos a derrotar mediante la unidad de todos, en las aldeas, los barrios, las comunidades», dijo.

Precisó que la ocupación de las oficinas del INA tiene también el objetivo de proteger muchos documentos de los campesinos y sus cooperativas, que podrían estar en riesgo de caer en manos de representantes del gobierno de facto.

Entrevistada por el programa radial Resistencia, del Frente Nacional contra el golpe de Estado, en la emisora Radio Globo, denunció que reciben frecuentes amenazas de desalojo tras la ocupación del Instituto el 7 de julio pasado.

Añadió que en una ocasión se presentaron cuatro militares para ofrecer cortésmente transporte por si alguno de los campesinos quería marcharse del lugar. «Les dijimos que si querían ayudar, que nos prestaran unos buses para buscar más gente», agregó.

Apuntó que en las noches se escuchan disparos y en ocasiones fuerzas del ejército se acercan amenazantes para poner término a la ocupación del INA, pero hasta el momento no se han decidido a atacar.

Entretanto, médicos hondureños denunciaron la intención del gobierno de facto de cerrar un hospital de las comunidades de la costa caribeña, construido con el esfuerzo voluntario de la población.

El doctor Luther Castillo informó a PL que las autoridades surgidas con el golpe militar del 28 de junio les cortaron la asignación presupuestaria entregada por el gobierno derrocado. Explicó que cambiaron los parámetros del anterior convenio, mediante el cual recibían los salarios para cuatro médicos, fondos que eran repartidos solidariamente entre todo el personal de la instalación.

Añadió que en el centro se aplica una nueva concepción de atención de salud, más allá de la puramente asistencial, totalmente gratuita, que resaltó las deficiencias del modelo sanitario de la nación.

En nuestro hospital rige una filosofía de valores humanos, con un alto nivel científico, que excluye por completo la visión de la medicina como un negocio, dijo.  El hospital fue construido por iniciativa de Castillo, graduado en la Escuela Latinoamericana de Medicina, de Cuba, mediante el esfuerzo y donaciones de la población, y fue inaugurado en diciembre de 2007 en su primera etapa. Se ubica en la aislada comunidad de Ciriboya, municipio Iriona, en el caribeño departamento de Colón, donde la mayoría de la población es de la etnia garífuna, de población negra, y que está entre las más excluidas del país.

«Hemos rechazado el nuevo convenio propuesto por los golpistas, que intenta reducir el hospital a un centro de salud, con salario solo para dos médicos, y hemos iniciado una campaña nacional e internacional para recuperarlo», afirmó.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el nicaragüense Miguel D’ Escoto, anunció desde La Paz, Bolivia, que propondrá al Consejo de Derechos Humanos un relator para valorar la situación en Honduras tras la asonada militar.

Según el alto funcionario, es difícil aceptar que los militares en Honduras, a los que llamó empleados del Imperio, mantengan reprimida a la población por más de dos meses sin el amparo y la autorización de EE.UU.

Asimismo, se pronunció contra la presencia de bases militares extranjeras en Latinoamérica, y lamentó que Colombia preste su territorio para su ubicación.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.