Jubiloso y apasionado recibimiento a Hugo Chávez en Caracas

La voz profunda de Venezuela retumba en los horizontes del mundo y retumba con sonido propio, dijo el líder de la Revolución Bolivariana desde el Balcón del pueblo

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— En una bonita noche en Caracas el pueblo venezolano dio una jubilosa bienvenida al presidente Hugo Chávez Frías, quien llegó este viernes pasadas las 19:30 horas local al aeropuerto de Maiquetía, procedente de Madrid, última visita de una intensa jornada que lo llevó por países de África, Medio Oriente y Eurasia.

Frente al Palacio de Miraflores, sede del gobierno bolivariano, una enorme multitud concentrada en la Avenida Urdaneta, como respuesta popular y apasionada a la convocatoria del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), coreó consignas de apoyo a Chávez y celebró con alegría el exitoso viaje y el retorno de su líder, quien recorrió Libia, Argelia, Siria, Irán, Turkmenistán, Belarus y Rusia, hizo una escala en Italia —donde participó en Venecia en el estreno del filme de Oliver Stone Al Sur de la Frontera—, y por último llegó a España, donde se reunió con el Rey Juan Carlos, y con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Previamente también sostuvo un encuentro con el canciller Miguel Angel Moratinos y otra importante cita fue con Antonio Brufan, presidente de la empresa petrolera española Repsol, quien le acompañó en un recorrido por la Casa del Libro de Madrid. Repsol y la empresa estatal venezolana PDVSA perforarán un bloque del Golfo de Venezuela, enmarcado en el proyecto gasífero Rafael Urdaneta, donde acaban de ser descubiertas cifras potenciales de entre 7 y 8 trillones de pies cúbicos de gas natural, lo que sitúa a Venezuela entre los cinco países de mayor reserva.

El Presidente consideró en declaraciones a la prensa en Madrid que los contratos actuales con empresas ibéricas se cifran en 8 000 millones de euros.

Las alianzas estratégicas para reforzar el principio de integración y cooperación entre los pueblos y en general las relaciones políticas, económicas y sociales de Venezuela con los países visitados por el mandatario bolivariano se han fortalecido en estos 11 días con el diálogo que se desarrolló «en condiciones de iguales», como explicó el Presidente venezolano, porque «ya no hay subalternos ni superiores» en las relaciones que América Latina sostiene con el resto del mundo, del que destacó también su condición de multipolaridad.

La voz profunda de Venezuela retumba en los horizontes del mundo y retumba con sonido propio, dijo el líder de la Revolución Bolivariana.

Destacó el papel de Venezuela y su pueblo en la construcción de un mundo nuevo, de equilibrio y de paz, donde se impondrá la decisión de los pueblos y donde se acabe la miseria y la desigualdad, el mundo de este Siglo XXI. «No pudo el imperio aislar a Venezuela», subrayó.

El presidente informó, además, de los convenios de gran envergadura firmados, fundamentalmente aquellos que desarrollarán más aún las riquezas petroleras de la Faja del Orinoco.

«Regreso de esta gira con más optimismo que nunca, estoy convencido más que nunca que el camino que llevamos en Venezuela y en América Latina es el camino correcto, el que señaló Cristo y señaló Bolívar, el de la liberación del hombre, el camino de la libertad y la verdad», apuntó desde el Balcón del Pueblo, donde les informó de esta gira calificada por no pocos aquí de impactante y productiva, a pesar de que los medios de la oposición —los escuálidos que no volverán, como exclamaba el pueblo— la hicieron blanco de su crítica y odio desmedido.

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.