Sube de tono disputa por presencia militar española en Afganistán

Continúan discrepancias en España por la ampliación el pasado viernes en 220 soldados más el contingente militar emplazado en Afganistán

Autor:

Juventud Rebelde

La inminente ampliación de las tropas españolas en Afganistán, país invadido en 2001 por una coalición encabezada por Estados Unidos, se colocó este miércoles una vez más en el centro de las controversias políticas del país ibérico, anunció PL.

El conflicto bélico en la nación centroasiática llegó incluso este miércoles a despertar, en parte, los fantasmas de la crispación suscitada en su día por la intervención de España en Iraq, entonces promovida por el gobierno ultraderechista de José María Aznar.

Los enfrentamientos verbales tuvieron como escenario el recinto del Congreso de los Diputados, pero esta vez el blanco de las críticas fue la administración del socialdemócrata José Luis Rodríguez Zapatero.

Contrario al sentir de un amplio sector de la sociedad y de una parte de la dirigencia política, el Palacio de la Moncloa, sede del Ejecutivo español, aprobó el pasado viernes aumentar en 220 soldados más el contingente militar emplazado en Afganistán.

Zapatero, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), aseguró este miércoles que el objetivo de esa medida es garantizar la seguridad de los uniformados de su país, que se incrementarán en poco más de mil hombres.

En una sesión de control al gobierno en el pleno de la Cámara baja, el máximo dirigente del PSOE argumentó que la decisión está en sintonía con el reforzamiento de tropas realizado, en el último año, por Bélgica, Francia, Alemania, Holanda, Polonia y Portugal.

La respuesta a sus afirmaciones no se hizo esperar y el diputado de la coalición Izquierda Unida (IU) Gaspar Llamazares advirtió al mandatario que despachar más efectivos a la convulsa zona es dejarlos en tierra de nadie y poner en peligro aún más su seguridad.

Para los ejércitos afgano y estadounidense no somos combatientes, pero para los insurgentes y cada vez más ciudadanos somos ocupantes, y eso deja en tierra de nadie la seguridad de nuestras tropas, espetó Llamazares a Zapatero.

A juicio del legislador de IU, tercera fuerza política en votos, aumentar la presencia en el área es empecinarse en el error y aceptar una lógica que esta administración rechazó: la de la ocupación y la guerra contra el terrorismo.

El parlamentario de izquierda alertó que esa hipótesis en lugar de llevar la tan mentada democracia a esa nación asiática, agudizó la situación de beligerancia en Afganistán y la sumió en lo que calificó de iraquización.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.