Buscan soluciones a problemas comunes en II Cumbre América del Sur-África

Más de sesenta naciones están representadas en la cita de Jefes de Estado y de Gobierno. Consenso total en la necesidad interconectar al Sur con el Sur en lo político, lo económico, lo social y lo cultural

Autor:

Agnerys Rodríguez Gavilán

ISLA DE MARGARITA, Nueva Esparta.— Concreción fue la palabra más usada este sábado en la Sala Plenaria del Hotel Margarita Hilton, sede de la II Cumbre América del Sur-África, desde el mismo instante en que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías, dejaba instalada de manera oficial la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de este reencuentro entre dos grandes continentes.

Fue a las tres y media de la tarde cuando, en su condición de anfitrión, el mandatario venezolano les dio la bienvenida a los 18 presidentes, jefes de Estado y/o Gobierno y cinco vicepresidentes de África, así como a los nueve presidentes, jefes de Estado y de Gobierno de Sudamérica, a los 29 ministros de Relaciones Exteriores y a todos y todas los demás integrantes de las delegaciones que se dan cita en esta ya histórica Cumbre, en representación de 61 países, lo cual catalogó de un verdadero y contundente ejemplo de máxima voluntad política.

Dijo que sería breve y lo hizo. No hubo discursos. Fue el primero en hablar de la necesidad de concreciones, no solamente para garantizar el derecho de palabra de todos y cada uno de los presentes, sino y muy especialmente, para labrar bien el camino de las realizaciones a corto, mediano y largo plazo de las nuevas ideas, proyectos, acuerdo y planes que le permitan a nuestros pueblos una unión de Sudamérica con África, en esta nueva estructura que está naciendo, la de un mundo multipolar, dentro del cual debemos y tenemos que actuar.

De la palabra a los hechos y, de inmediato, hizo varias propuestas a sus homólogos. Primero, propuso elevar a rango de comisiones ministeriales el nivel de los grupos de trabajo creados hace dos años con la misión de explorar las diferentes áreas en las que era posible una alianza Sur-Sur. Habló de que era necesario para darle viabilidad a todas las buenas ideas presentadas en encuentros previos, y a las que se nos presenten aquí en los documentos finales. Viabilidad sobre la base de un trabajo acelerado y firme que nos permita visibilizar en un plazo breve la disposición de hacer.

Otra propuesta fue la de conformar una suerte de Mesa Estratégica Presidencial, que resulte un instrumento eficaz en el diseño de un Plan de Acción 2010-2020, y ese plan nos permitirá no quedarnos en la utopía, en las aspiraciones, y pasar a la construcción de un camino verdadero para delinear mejor el camino, el mapa, la ruta de esta nueva relación Sur-Sur, dijo.

Luego el líder libio Muammar Al Ghaddafi fijó una fecha para evaluar los resultados prácticos de esta II Cumbre, al anunciar que «en el año 2011 realizaremos en Libia la III Cumbre ASA, si Dios quiere», y consideró imprescindible la creación de un Secretariado Permanente del ASA (América del Sur-Àfrica), porque «tenemos que ponerle fin a los abismos que estamos sufriendo en el Atlántico Sur, ya sea por medio de una alianza, de un convenio, de acuerdos de beneficio común, algo que podemos impulsar en el turismo, el transporte, la energía, entre otros, de manera que el Sur también se interconecte».

Tenemos que hacerlo nosotros mismos, y es ahora, agregó. Nadie tiene clemencia con nosotros desde afuera. Cuando tuvieron la posibilidad de ayudarnos, nos trataron como animales, nos trataron con la política del garrote, dijo. Las potencias quieren seguir siendo potencias, pero nosotros no tenemos por qué seguir siendo robados, ni humillados ni insultados. Tenemos la esperanza de seguir viendo la luz del Sol, y podemos hacerlo porque somos mayoría.

Luiz Ignacio Lula Da Silva, presidente de Brasil, por su parte, reiteró la idea de que es posible hacer de la diversidad un instrumento de unión y de fuerza, en nombre del desarrollo, y a favor de la paz, y lo demuestra el hecho de que en los últimos seis años el comercio entre América del Sur y África pasó de los seis mil millones a los 36 000 millones de dólares, lo que evidencia que si se organizan nuestras capacidades y potencialidades, pueden ser mayores y mejores los términos del intercambio y la cooperación, así como la transferencia de tecnologías.

De tal suerte, el mandatario brasileño apoyó la idea de crear una Secretaría Permanente y que ya desde esta Cumbre se definiera el formato de esta estructura para poner en práctica lo más pronto posible todas las buenas ideas que han venido naciendo desde el primer encuentro entre los Jefes de Estado y/o de Gobierno de América del Sur y África, ocasión en la que, como ahora mismo, muchos no creyeron posible en la posibilidad de juntarse para construir juntos.

Un Banco de Cooperación fue la iniciativa que trajo a Margarita el Vicepresidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, en representación de una de las naciones fundadores de esta Cumbre. En su opinión, desde ese Banco «nos evitaremos que las buenas iniciativas caigan en retórica, a la vez que puede ser un medio para manejar las dificultades de nuestros dos continentes, ayudar a la cristalización de los proyectos y examinar nuestras fortalezas individuales y colectivas en las diferentes áreas de trabajo que se identifiquen».

La Reunión de los Jefes de Estado y/o de Gobierno de la II Cumbre ASA continúa hoy. Los que este sábado tuvieron la oportunidad de intervenir, no descuidaron ninguno de los asuntos que preocupan a los pueblos de África y Sudamérica. Se habló de lo político, de lo económico, de lo comercial y de lo social.

Una revolución de Sur a Sur está en marcha.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.