Golpistas recrudecen represión en Honduras

La ONU y la OEA se pronuncian contra nuevas medidas del Gobierno de facto

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, septiembre 28.— Pese al extremo operativo policial que reprime desde hace varios días al pueblo hondureño y a la suspensión de garantías constitucionales por el Gobierno de facto, el Frente Nacional contra el Golpe de Estado realizó el lunes una marcha en la capital.

Unos 5 000 manifestantes iniciaron un recorrido de tres kilómetros desde la Universidad Autónoma Nacional (UPN) y luego caminaron por uno de los carriles del Bulevar de las Fuerzas Armadas, una de las principales vías de la ciudad, cercados por dos gruesos cordones de policías en ambos extremos de la vía, para impedirles el paso, describió PL.

El despliegue militar contra los reunidos en las proximidades de la sede universitaria incluyó el empleo de helicópteros y vehículos antidisturbios con bombas de agua, en una situación cada vez más tensa por la supresión de las libertades constitucionales dictada por el régimen de facto que, desde la noche del domingo, prohibió también las manifestaciones públicas y clausuró la emisora Radio Globo y el Canal 36 de la televisión, los cuales reseñaban con objetividad los sucesos relacionados con la asonada militar y la represión.

Según EFE, el presidente del Congreso hondureño, José Alfredo Saavedra, solicitó la derogación de la suspensión de las garantías constitucionales a los hondureños, pero Roberto Micheletti aseguró que hará consultas para tomar una decisión, las cuales llevarán no menos de una semana.

El dirigente campesino Rafael Alegría, uno de los coordinadores del Frente, explicó a los reporteros que represalias semejantes se reportaban en otros puntos del territorio nacional.

Por otra parte, la OEA, en reunión extraordinaria este lunes, mostró su preocupación por el agravamiento de la crisis en Honduras. Al intervenir, su secretario general, José Miguel Insulza, advirtió que estas disposiciones alejan la posibilidad de normalizar la situación y de restablecer el orden institucional.

Insulza denunció la decisión de los golpistas de expulsar a tres diplomáticos de la OEA y de no permitir el regreso al país de varios embajadores. El embajador de Venezuela ante ese organismo, Roy Chaderton, denunció la confabulación de medios de prensa en el hemisferio a favor del régimen.

«La crisis en Honduras es la más grande ocurrida en Centroamérica en los últimos años», declaró el embajador de Guatemala ante el organismo hemisférico, Jorge Skinner-Klee, quien deploró la actitud de esta «cruda y rampante dictadura», posición compartida por los cancilleres de Ecuador, Nicaragua, México, entre otros.

Por su parte, el vicesecretario general de la ONU, Lynn Pascoe, aseguró que cualquier acción de los golpistas contra la Embajada de Brasil —donde se encuentra el legítimo presidente, Manuel Zelaya—, puede convertirse en un desastre que quebrantaría la ley internacional sobre la inviolabilidad de las sedes diplomáticas.

Pascoe también expresó preocupación por las más recientes y represivas medidas adoptadas por los golpistas. La semana pasada el Consejo de Seguridad de la ONU emitió una declaración que reclamó el cese del asedio a la Embajada brasileña en Tegucigalpa y avances en los esfuerzos internacionales para solucionar el problema.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.